Última Hora

El danés Soren Kragh Andersen se impuso en solitario este sábado en la etapa 14 del Tour de Francia, tras recorrer los 194 km que separan Clermont-Ferrand y Lyon, en una jornada que no deparó cambios significativos en la clasificación general.

El rodador danés sorprendió a los equipos de los velocistas con un poderoso ataque a falta de tres kilómetros para la meta en Lyon, donde por primera vez no hubo público en la llegada como consecuencia de las restricciones por la pandemia del COVID-19.

Andersen precedió al pelotón en el que viajaban todos los favoritos a la general y que cruzó la meta encabezado por los velocistas, con el esloveno Luka Mezgec (segundo a 15 segundos) y el italiano Simone Consonni, el eslovaco Peter Sagan y el danés Casper Pedersen completando el Top 5 de la etapa.

Antes de afrontar a partir del domingo las etapas alpinas, el esloveno Primoz Roglic (Jumbo-Visma) mantiene un día más el maillot amarillo, aventajando en 44 segundos a su compatriota Tadej Pogaçar (UAE Emirates) y en 59 al colombiano Egan Bernal (Ineos).

Andrey Amador escala posiciones.

Por su parte, el costarricense Andrey Amador logró subir peldaños en la clasificación general al ingresar este sábado en la posición 78 a 6 minutos y 42 segundos del ganador de la etapa.

Esto le permite al tico alcanzar la posición 98 de la clasificación general metiéndose así entre los 100 primeros por primera vez en lo que va del Tour de Francia 2020.

Esto es el reflejo que realiza el tico por mantener a los líderes de su equipo el Ineos Granadiers en la lucha por el cetro de la competición.

El domingo se disputará la primera de las etapas alpinas, de 174,5 km con salida en Lyon y final en el Grand Colombier, un gigante que ya se ha ascendido en ocasiones anteriores pero que será final de etapa por primera vez en la historia.

Tras casi 100 km de terreno llano, en los últimos 70 los corredores subirán una primera vez al Grand Colombier, aunque por una vertiente diferente y sin llegar a la cima, y al Col de la Biche, que servirán de aperitivo al ascenso final, de más de 17 km, en el que los aspirantes al maillot amarillo en París deberán demostrar de nuevo que son merecedores de portar la túnica dorada.

El público tendrá prohibido el acceso a las tres ascensiones como consecuencia de las restricciones por la pandemia del COVID-19.