Última Hora

Champagnole, Francia | El esloveno Primoz Roglic mantiene el maillot amarillo del Tour de Francia tras la disputa este viernes de la 19ª etapa, ganada en solitario por el danés Soren Kragh Andersen.

A falta de dos días para el final de la carrera en París, el esloveno de 30 años tendrá que confirmar su primer triunfo en la general del Tour el sábado, en la contrarreloj de 36,2 km de recorrido, los últimos 5,9 de subida a la Planche de Belles Filles.

Roglic tendrá que defender los 57 segundos de ventaja que tiene con respecto a su compatriota Tadej Pogacar, mientras que el colombiano Miguel Ángel 'Supermán' López, tercero a 1:27 del amarillo, deberá defender su puesto en el podio ante el australiano Richie Porte (4º a 3:06).

"He reconocido el recorrido y la parte final es muy difícil. Lo único que puedo hacer es darlo todo. Aún no sé si cambiaré de bicicleta (justo antes de iniciar el ascenso). Dependerá de las condiciones meteorológicas", aseguró Roglic tras la etapa.

En la 'crono' del sábado no estará en juego únicamente el podio del Tour, sino también el prestigioso jersey blanco con lunares rojos que distingue al mejor escalador de la carrera.

Tras sus demostraciones en las etapas alpinas, el ecuatoriano Richard Carapaz lidera esta clasificación con 74 puntos, sólo dos más que Pogacar. Roglic, tercero con 67 puntos, podría incluso aspirar también a esta clasificación.

El tico Andrey Amador entró ene l puesto 110, a 7:38 del ganador de etapa, y se ubica en la casilla 74 de la general.

- Carapaz defiende el jersey de lunares -

El ciclista que más rápido ascienda los 5,9 km del puerto (y una pendiente media del 8,5%) obtendrá 10 puntos, con 8, 6, 4, 2 y 1 punto para los siguientes clasificados.

Carapaz, que antes de iniciar la etapa ya avanzó que el objetivo en la jornada era "guardar energías para defender" el jersey, se mostró entusiasmado tras cruzar la meta: "Ha sido muy especial y realmente lo he aprovechado porque además ha sido una etapa fácil. He disfrutado mucho con este maillot".

En la etapa de este viernes, nada más iniciarse la carrera en Bourg-en-Bresse, el rodador francés Remy Cavagna buscó la aventura en solitario y pese a rodar a casi 50 km/h de media y contar con tres minutos de ventaja sobre el pelotón, los equipos de los velocistas no podían permitirse perder una de las pocas ocasiones en este Tour de buscar la victoria en un esprint masivo.

Cazado a poco más de 40 km para la llegada, después de casi 120 de fuga, se sucedieron los intentos de escapada en la cabeza del gran grupo hasta que se formó uno de una docena de unidades a 30 km de la meta en el que sorprendentemente estaban la mayoría de los esprínteres (Bennett, Sagan, Van Avermaet, Trentin y Mezgec), salvo el australiano Caleb Ewan vencedor en dos etapas con llegada masiva en esta edición.

Pese a los intentos de su equipo, el belga Lotto, de echar abajo la escapada, necesitaron apenas unos kilómetros para darse cuenta que iba a ser imposible ante la colaboración que había en el grupo cabecero.

- Tercer triunfo del Sunweb -

En cuanto la ventaja de los escapados superó los dos minutos, comenzaron los ataques de aquellos fugados que sabían que no tendrían opciones en el esprint.

A poco más de 14 km atacó Andersen, que ya se había impuesto en la 14ª etapa con final en Lyon con una maniobra similar, aunque más cercana a la meta, y ante la falta de colaboración de sus perseguidores, se plantó sólo en Champagnole para dar la tercera victoria en este Tour al equipo Sunweb.

"Tres victorias... ¡Es increíble! Será un recuerdo que tendremos toda la vida", se felicitó Andersen, quien decidió atacar "cuando vi que en la fuga estaban los mejores velocistas del mundo". "No sabría cómo poderles ganar al esprint", añadió.

El esloveno Luka Mezgec entró a 53 segundos, dando paso al grupo de escapados, mientras que el gran grupo, que se tomó el final de etapa con mucha tranquilidad, cruzó la meta más de siete minutos después.