Última Hora

El colombiano Nairo Quintana (Movistar), que descendió este miércoles a la duodécima plaza en la general del Tour de Francia, a 12 minutos y 54 segundos del líder, el británico Chris Froome, tras la primera jornada alpina con el ascenso del Galibier, confesó que fue "un día de sufrimiento", donde no le respondieron las piernas.

El líder del Movistar se quedó distanciado de los favoritos a unos 15 km de la cima del Galibier, entrando en la meta a 7 minutos y 47 segundos del vencedor de la decimoséptima etapa del Tour de Francia, el esloveno Primoz Roglic

"Ha sido un día de sufrimiento, de lucha. Ahora vamos a tomar este Tour con tranquilidad. He sufrido mucho pero he llegado bien", confesó el ciclista a la llegada en Serre Chevalier, tras el descenso del Galibier.

Quintana sabe que los objetivos en este Tour han desaparecido. "No hay piernas realmente, vamos seguir rodando y terminar bien", indicó.

Tras esta primera etapa alpina, el jueves espera la segunda con llegada en la cima del Izoard.

"Será una nueva jornada de sufrimiento. Esperemos pasarla mejor que hoy", explicó.

Pese a su mala posición en su cuarto Tour, después de haber sido dos veces segundo y una tercero, Quintana anunció que no abandonará la carrera.

"No me voy a bajar. Sigo hasta París. Vamos a intentar terminar bien", concluyó.

Quintana, sin embargo, estuvo activo al inicio de la jornada y siguió al español Alberto Contador (Trek Segafredo), que atacó al pie del Col la Croix-de-Fer (categoría especial) a 128 kilómetros de la meta.

Pero el Galibier enterró definitivamente a Quintana en este Tour.