Última Hora

El alemán Marcel Kittel (Quick Step) confirmó ser el esprinter más en forma del Tour de Francia, con su tercera victoria parcial, este viernes en la séptima etapa, en la que fue necesario recurrir a la foto-finish para reconocer al vencedor.

Kittel superó por milímetros al noruego Edvald Boasson Hagen, que fue segundo en la etapa, por lo que el jurado tuvo que estudiar las imágenes para declarar el ganador.

La jornada no ofrecía riesgos para el líder británico Chris Froome, que conservó el maillot amarillo de primer clasificado del Tour.

Andrey Amador (Movistar Team español) por su parte, ingrasó a la meta en el puesto 111 con el mismo tiempo del ganador y escaló hasta la casilla 153 de la clasificación general. 

En una larga jornada de 213,5 km, entre Troyes y Nuits Saint Georges, Kittel sumó la duodécima victoria en su palmarés del Tour, igualando a su compatriota Erik Zabel, como los dos alemanes con mayor número de triunfos.

A este tipo de carreras casi llanas, con dos pequeños puertos en su recorrido, nunca le falta un intento de escapada y esta vez los protagonizó un cuarteto, que estuvo fugado casi todo el recorrido de 213,5 km, y que llegó a tener una máxima ventaja de 3 minutos y 39 segundos.

El italiano Manuele Mori (UAE Team Emirates), el holandés Dylan van Baarle (Cannondale-Drapac) y los franceses Yohann Gène (Direct Energie) y Maxime Bouet (Fortuneo-Oscaro) dejaron el pelotón desde el inicio de la etapa y fueron cazados a seis kilómetros de la meta.

Tras dos etapas largas, de más de 200 km, resueltas al esprint y ganadas ambas por Kittel, el Tour vuelve sábado y domingo a las etapas de montaña, en el Macizo del Jura, sobre todo el segundo día, con tres puertos de categoría especial.