Última Hora

Emoción e incertidumbre hasta el Duomo: el británico Tao Geoghegan Hart (Ineos), ganador de la 20ª etapa del Giro de Italia este sábado en Sestriere, y el australiano Jai Hindley (Sunweb), nueva 'maglia' rosa, marcan el mismo tiempo en la clasificación general el día antes del final de la prueba en Milán.

La contrarreloj final de 15,7 kilómetros determinará el ganador de esta edición de la ronda italiana, que desde luego será inesperado porque ni el británico ni el australiano eran líderes de sus equipos en el inicio de la prueba en Sicilia.

"No sé realmente cómo terminará el Giro. Sinceramente no esperaba verme aquí peleando por la victoria final", confesó por su parte Geoghegan Hart.

"Es increíble, no tengo palabras, aún no soy consciente de lo que ha pasado. Tengo que decir que es un sueño de infancia vestir el maillot de líder de una gran vuelta. El plan era ganar tiempo sobre Tao, lo intenté en varias ocasiones pero él estuvo muy fuerte. Estas tres semanas han sido para mí una verdadera montaña rusa de emociones", indicó por su parte Hindley.

Dennis prende la mecha.

Hindley le arrebató a Wilco Kelderman la 'maglia' rosa que el neerlandés, su teórico jefe de filas, había atrapado el jueves tras el Stelvio. Pero ya mostró signos de debilidad ante Hindley y Geoghegan Hart, mejores escaladores que él durante esta última semana de competición.

Este sábado se repitió el escenario en el recorrido que sustituyó al programado en un primer momento, luego del rechazo de las autoridades francesas de permitir el paso por los altos de Agnel e Izoard. 

Con un papel determinante, otra vez, el australiano Rohan Dennis (Ineos) reventó el grupo de favoritos a 30 kilómetros de meta, en la segunda de las tres subidas a Sestriere, y aguantó casi hasta el final (3º en la etapa de este sábado a 25 segundos).

Al contrario que en la etapa del Stelvio, el esprint cayó en favor de Geoghegan Hart, vencedor de la etapa del domingo pasado en Piancavallo. El británico sumó los 10 segundos de bonificación que se entregan al ganador y atrapó en la general a su rival, quien también sumó una bonificación durante la etapa.

Esta insólita situación en la historia de las grandes vueltas, el día antes del final, mantiene el interés de la última crono en la que se supone que Geoghegan Hart es mejor rodador que Hindley. En la parte más rodadora (17,7 km) de la contrarreloj de Valdobbiadene, hace una semana, el británico le endosó 34 segundos al australiano.

"La carrera de la verdad".

Por contra, Hindley (46º) fue sensiblemente mejor que Geogehgan Hart (126º) en la crono inaugural del Giro en Palermo. Ante este hecho, el británico contestó este sábado: "Fue hace mucho tiempo, han pasado muchas cosas desde entonces".

Geoghegan Hart dio su sexta victoria de etapa al conjunto Ineos, privado desde el tercer día de su jefe de filas, el galés Geraint Thomas. Para gran satisfacción de su jefe, Dave Brailsford, también optimista sobre las opciones del londinense de 25 años de ganar la ronda italiana dos años después de su compatriota Chris Froome. "Creo que sí pero todos están cansados al final de una gran vuelta".

Hindley, 'maglia' rosa por primera vez en su carrera, intentó en vano descolgar a su rival directo, una primera vez al acercarse a los 3 km para meta, y después varias veces en los 2.300 metros finales.

"Tao estuvo muy fuerte", admitió sin rodeos el joven australiano (24 años). "No he necesitado forzar", respondió Geoghegan Hart, sin modestia.

Con Kelderman tercero a 1 minuto y 32 segundos, el equipo Sunweb se arriesga a colocar a dos corredores en el podio pero sin llevarse el Giro. Hindley, en todo caso, no quiso hablar sobre la estrategia que siguieron en la etapa del Stelvio, (triunfo de etapa pero sin meter tiempo a Geoghegan Hart) que al final podría ser un factor decisivo.

"No me arrepiento", aseguró Hindley, decidido a dar el resto entre Cernusco sul Naviglio y el centro de Milán: "Será la carrera de la verdad".