Y Egan Bernal fue el elegido para alcanzar la tierra prometida del ciclismo colombiano. El prodigio de 22 años ganó el Tour de Francia 2019 a lo grande, convirtiéndose en el tercer ciclista más joven de la historia que sube a lo más alto de los Campos Elíseos.

Arropado por el Ineos, la fábrica de campeones de la última década en la Grande Boucle, Bernal tuvo el temple necesario para aguantar entre los mejores y dar el golpe definitivo en el momento perfecto.

Para la historia quedará su ataque en el Col del Iseran... Y todo lo que vino después: Tras coronarlo en solitario, la organización decidió suspender la etapa antes de llegar a meta debido a una espectacular tormenta. Maillot amarillo sin levantar los brazos, defensa del mismo un día después y paseo de campeones hasta el centro de París.

En tres días Bernal pasó de gran esperanza del ciclismo colombiano al hombre que rompió la barrera que no pudieron superar Nairo Quintana o Rigoberto Urán, ni los pioneros, de 'Cochise' Rodríguez, primer cafetero en el Tour, en 1975, a Luis Herrera y Fabio Parra, los 'escarabajos' que revolucionaron la carrera en los 80.