El ciclismo en Sudamérica ha sido históricamente cosa de colombianos. Hasta 2019, cuando Richard Carapaz puso el nombre de Ecuador en el mapa al ganar el Giro de Italia, una de las tres grandes carreras por etapas junto al Tour de Francia y la Vuelta a España.

La 'Locomotora de Carchi', de 26 años, sorprendió a los favoritos para llevarse la preciada 'Maglia Rosa', cima de una meteórica ascensión desde que saltara a Europa en 2017 captado por el equipo Movistar. Fue el primer sudamericano, no colombiano, en ganar una gran vuelta.

Pero Carapaz le debe mucho al país cafetero. Tras nacer a unos metros de la frontera, fue en Colombia donde se formó como ciclista y logró sus primeros éxitos.

Su triunfo en Italia le ha catapultado al mejor equipo del mundo, el Ineos, en el que correrá desde 2020, compartiendo filas con el ganador de cuatro Tour, Chris Froome, y con los vencedores de las dos últimas ediciones, Geraint Thomas y Egan Bernal, el prodigio colombiano de 22 años.