Última Hora

El ecuatoriano Richard Carapaz (Movistar) amplió este miércoles su ventaja al frente de la clasificación general del Giro de Italia al término de la 17ª etapa, ganada por el francés Nans Peters (AG2R La Mondiale) en el estadio de biatlón de Anterselva, al norte de Italia.

A falta de cuatro etapas por disputarse, Carapaz mantiene la 'maglia' rosa con 1 minuto y 54 segundos de ventaja tras arañar otros siete segundos a su principal rival, el local Vincenzo Nibali, luego de acelerar en el último kilómetro.

El costarricense Andrey Amador finalizó el recorrido de este miércoles en el puesto 67, a 10:51 del ganador de la etapa. En la clasificación general, el tico ahora se encuentra en el puesto 32 a 1 hora 1 minuto y 15 segundos del líder Carapaz.

Nans Peters, que no se había estrenado en el pelotón profesional, concluyó en solitario una larga escapada en esta etapa de 181 kilómetros con final cerca de la frontera austríaca.

Es la primera participación en la ronda italiana del galo de 25 años, profesional desde 2017.

Al día siguiente de la lluvia y el frío en el Mortirolo, los favoritos se vigilaron hasta el comienzo de la subida final, en la que el español Mikel Landa (Movistar) arrancó una veintena de segundos a Nibali y al esloveno Primoz Roglic, tercero de la general.

Luego de un inicio de etapa animado, se formó una escapada de 18 corredores controlada a distancia por el Movistar de Carapaz y el Bahrain-Merida de Nibali, debido a la presencia del italiano Davide Formolo (10º en la general) en la fuga.

A 16 km del final, Peters se soltó y contó con un minuto de ventaja sobre sus perseguidores al pie de la llegada final, unos 5 km hasta las instalaciones que acogerán el Mundial de biatlón el próximo invierno (boreal).

El segundo en la etapa fue el colombiano Esteban Chaves (Mitchelton-Scott), a 1 minuto y 34 segundos.

El jueves los esprínters disponen de su última oportunidad de ganar antes del final del Giro el domingo. 

La carrera baja al nivel del mar en la 18ª etapa (de 222 km) que sale de Valdaora hasta Santa Maria di Sala, en el interior de Venecia, cuyo final es una recta de casi dos kilómetros.