Última Hora

Linguaglossa, Italia | El ecuatoriano Jonathan Caicedo (Education First) se adjudicó la tercera etapa del Giro de Italia, este lunes, en las pendientes del Etna, donde el portugués Joao Almeida (Deceuninck) se vistió con el maillot rosa de líder.

El Etna, el volcán de Sicilia, condenó al favorito galés Geraint Thomas. El ganador del Tour de Francia 2018 se cayó en la salida neutralizada, al pisar con su bicicleta un bidón.

En su cuarta participación en el Giro, Thomas (34 años) no ha tenido mucha más suerte que en las precedentes. En 2017 perdió todas sus opciones de luchar por la general después de caerse por una moto mal aparcada.

Lastrado por esa caída, Thomas estuvo lejos de los mejores en esta etapa con llegada en la vertiente norte del volcán. El galés del Ineos quedó rezagado a una treintena de kilómetros para meta, antes incluso de la subida final. Thomas llegó a meta con más de 12 minutos de retraso respecto al ganador del día.

Ayudado en un primer momento por el portador del maillot rosa, su compañero italiano Filippo Ganna, sufrió para llegar a meta en el seno de un grupo de rezagados.

Tal como ocurrió en el pasado Tour de Francia, después de la retirada del colombiano Egan Bernal, el Ineos, el equipo más potente del pelotón mundial, se encuentra en una gran vuelta sin líder y con el único objetivo de tratar de lograr triunfos de etapa.

Otro de los aspirantes a la victoria final, el británico Simon Yates, perdió también tiempo en esta primera llegada en alto. El ganador de la Vuelta 2018 cedió más de tres minutos respecto a sus rivales directos.

Su equipo, el Mitchelton-Scott, tiró del pelotón durante toda la jornada para controlar la escapada, lo que daba que pensar que Yates se encontraba en buena forma, pero el británico se descolgó del grupo de favoritos a nueve kilómetros para la meta. 

"No tenemos explicación", admitió su director Matt White. "Es uno de esos días en lo que todo sale mal, como suele pasar en una gran vuelta", añadió.

Por delante, Caicedo distanció a su último compañero de la escapada que se formó al inicio de la etapa, el veterano siciliano Giovanni Visconti, a 4 kilómetros de meta, bajo la fina lluvia que caía sobre Piano Provenzana.

"Esperaba ganar, pero Caicedo me ha engañado. Parecía que sufría, hice un esfuerzo de más para distanciarle, pero me contratacó, tomó un centenar de metros y ya no pude atraparle", explicó el italiano. 

- A 28 centésimas del rosa -

El ecuatoriano, compatriota del último ganador del Giro (Richard Carapaz), logró a los 27 años el mayor éxito de su carrera desde que pasase a formar parte del WorldTour el año pasado.

"No me lo puedo creer aún, es un sueño hecho realidad. El año pasado, una victoria así parecía inalcanzable", explicó Caicedo. "He elegido el buen momento (para distanciar a Visconti) y lo di todo", añadió.

La pena para Caicedo fue que se quedó a sólo 28 centésimas de segundo de vestir la maglia rosa, una prensa que ostenta ahora el joven Almeida, de 22 años y que corre su primera temporada con el equipo Deceuninck.

Entre los favoritos, el danés Jakob Fuglsang y el italiano Vincenzo Nibali salieron reforzados en esta primera gran ascensión (18,6 km al 6,7 %). Llegaron en el primer grupo perseguidor, a 51 segundos de Caicedo, precedidos por el holandés Wilco Kelderman.

"Estoy sorprendido que haya habido estas diferencias en esta etapa", dijo Nibali en referencia a Thomas y Yates. "Por mi parte estoy contento, pero hay que mantener los pies en el suelo, solo estaos en la tercera etapa".

El martes, los velocistas dispondrán de una primera oportunidad en la cuarta etapa, de 140 kilómetros, entre Catania y Villafranca Tirrena.

La carrera bordeará el Etna y concluirá con 40 kilómetros llanos.