Última Hora

Quienes practican ciclismo en forma recreativa o utilizan su bicicleta para realizar o desplazarse a su trabajo, ya cuentan con un protocolo aprobado por el Ministerio de Salud ante el COVID-19.

Se trata de un protocolo elaborado de forma conjunta por profesionales del Departamento de Promoción y Prevención del Instituto Nacional de Seguros (INS) y la Asociación de Deportistas Contra la Violencia Vial y el Irrespeto (Aconvivir), que desde esta semana cuenta con el aval del ministro del Deporte, Hernán Solano Venegas.

Mauricio Alvarado, presidente de Aconvivir, indicó que estos lineamientos cumplen con las medidas establecidas por las autoridades de salud, resguardando la seguridad y la integridad de quienes utilizan este vehículo ya sea para trabajar, para la práctica deportiva y recreativa o para el traslado a distintos lugares como del hogar al trabajo o viceversa.

“Sin duda este protocolo viene a reforzar una sana convivencia pacífica y tolerante entre los diferentes usuarios de nuestras carreteras, aceras y espacios públicos en general, al tiempo que cumple con las medidas sanitarias emitidas por las autoridades”, acotó Alvarado.

Entre otras medidas, se incluyen recomendaciones de visibilidad en vías públicas, revisión periódica del estado de la bicicleta, aditamentos personales, limpieza y desinfección del vehículo, distanciamiento social y utilización obligatoria del equipo exigido por la Ley de Tránsito.

El ministro del Deporte, Hernán Solano Venegas, destacó el trabajo conjunto en la elaboración de esta guía técnica sanitaria que viene a equilibrar las medidas ante la pandemia por COVID-19 y la convivencia en la carretera. “Sabemos que este deporte es de suma importancia para las personas, tanto para el ejercicio físico como para la parte emocional”, dijo.

“Este protocolo reviste especial importancia, ya que integra los lineamientos que le permiten a los usuarios de bicicletas practicar este deporte o realizar su trabajo, con mayor seguridad para ellos y para las personas con quienes interactúan”, acotó el jerarca rector del deporte en Costa Rica.

Medidas.

Entre los aspectos normados en este documento se encuentran la forma en que deben realizarse las salidas, el distanciamiento social, las pautas para los descansos o pausas en áreas de reunión social o de uso común.

Algunas disposiciones son las siguientes:

Seguridad. Instruye la utilización en el uso de luces led (para hacerse más visibles), la revisión periódica de la bicicleta para garantizar su buen estado (asiento, cambios, frenos, llantas y otros accesorios), el procedimiento de limpieza y desinfección tanto de la propia bicicleta como de los aditamentos personales como zapatos y anteojos.

Prevención ante el COVID-19. Recordatorio sobre medidas y protocolos sanitarios, tales como limpieza y desinfección del vehículo, uso de alcohol en gel y de mascarilla, así como la importancia de planificar la ruta y evitar trasladarse a zonas de alto contagio.

Servicio exprés. Tomando en cuenta que son muchas las personas que utilizan la bicicleta para realizar su trabajo, tal es el caso de los repartidores de las diversas plataformas de entrega de alimentos u otros, se incluye un apartado exclusivo sobre este particular.

Ley de Tránsito. Entre las recomendaciones se encuentran las relacionadas con la ruta del trabajador, la necesidad de limpiar y desinfectar adecuadamente la bicicleta y la importancia de revisar periódicamente su estado. También el uso del equipo exigido por la Ley de Tránsito, tal como casco, prendas reflectivas, luces, guantes, mascarilla y protección solar; entre otros.