Última Hora

Primer esprint, primera victoria para Arnaud Démare (Groupama-FDJ). El campeón de Francia conquistó de manera muy ajustada la cuarta etapa del Giro de Italia este martes en Villafranca Tirrena, Sicilia.

Hizo falta un examen muy preciso de la foto finish para desempatar entre los tres primeros del día. Démare finalmente fue declarado vencedor por delante del eslovaco Peter Sagan y del italiano Davide Ballerini.

El portugués Joao Almeida (Deceuninck) conservó la maglia rosa de líder de este Giro que ya no cuenta con el galés Geraint Thomas, quien renunció a continuar en la ronda italiana luego de su dura caída de la víspera (pequeña fractura de pelvis).

Almeida se embolsó incluso dos segundos de bonificación en un esprint intermedio para aumentar su ventaja a dos segundos en la clasificación general sobre el ecuatoriano Jonathan Caicedo (EF).

En el esprint, Démare pudo remontar in extremis a Sagan al final de los 140 kilómetros de esta etapa, la más corta de la edición sin contar las contrarrelojes.

El suizo Simon Pellaud, quien dejó atrás a sus dos compañeros de escapada (Frapporti, Gradek) antes de coronar la ascensión situada en mitad de la etapa, lideró la jornada hasta a falta de 25 kilómetros.

El equipo Bora de Peter Sagan aumentó la velocidad en la principal subida del día para descolgar a los esprínteres. Démare, cuyo equipo colaboró con los hombres de Sagan, se mantuvo en el pelotón, cosa que no lograron ni el colombiano Fernando Gaviria ni el italiano Elia Viviani, quien sí pudo reincorporarse al final.

Démare, de 29 años, se impuso por segunda vez en dos años en el Giro, el cual disputa por cuarta ocasión.

El campeón de Francia acumula 72 victorias en su palmarés, once en la actual temporada.

El miércoles, en la primera etapa sobre la Italia continental, el Giro atraviesa la sureña región de Calabria en la 5ª etapa, de 225 kilómetros entre Mileto y Camigliatello Silano. El recorrido, accidentado, pasa por el Valico di Montescuro (24,2 km a 5,6 %), a menos de 12 kilómetros de meta.