Última Hora

El tico Andrey Amador le puso el pecho al viento y tomó el liderato del pelotón de persecución por gran tramo de la competición para que el Ineos recortara segundos con los fugados a ese momento, así como permitirle a su compañero Egan Bernal ingresar con el líder de la competición.

No fue hasta el kilómetro 29 que el tico se hizo a un lado y apoyó en otras funciones a su equipo. El trabajo de Andrey es el de ponerse el overol y hacer lo que le pidan, su fidelidad con sus compañeros ya es reconocida a nivel mundial. 

Esa dedicación suya quedó nuevamente en evidencia durante la etapa 6 del Tour de Francia que se disputó entre Le Teil y el Mont Aigoual para 191 km de recorrido.

Etapa en la que el kazajo Alexey Lutsenko (Astana) logró el primer lugar y que le permite a Adam Yates (Mitchelton) conservar el maillot amarillo.

A pesar de la presencia de un puerto de primera categoría, el col de la Lusette, cuya cumbre se hallaba a 13,5 kilómetros de meta, no hubo diferencias entre los favoritos, un 'statu quo' que benefició a Adam Yates, quien vivirá el viernes entre Millau y Lavaur (168 km) su segundo día consecutivo de amarillo.

Volviendo al tico, Amador comandó por varios kilómetros el pelotón y le metió ritmo de pedaleo para acortar distancias, al punto que muchos lo consideran como un lujo de gregario para el Team Ineos.

Luego de cumplir su trabajo le dejó el trabajo al resto de su equipo para tirar del pelotón.

Al final el costarricense logró ingresar en la posición 106 de la sexta etapa a 25 minutos del ganador; mientras que, en la general, Andrey marcha en la posición 108 escalando cinco posiciones.