Última Hora

El costarricense Andrey Amador salió satisfecho de su trabajo y el de sus compañeros del Movistar Team este miércoles en la etapa 11 del Giro de Italia que le permitió escalar hasta el sexto lugar de la clasificación general.

El ciclista nacional, quien recortó a 3:05’ la diferencia con el líder Tom Dumoulin (Sunweb), comenta que estuvieron bien atentos en la salida para meterse en el grupo de fugados y tomar ventaja en los primeros 15 kilómetros de esta jornada de media montaña entre Firenze a Bagno Di Romagna (161 km).

“Queríamos saber cómo se encontraba el equipo del líder y vimos que respondieron bien aunque colaboraron otros equipos”, comentó el tico que también destacó el trabajo de sus compañeros Jose Joaquín Rojas y José Herrada en la kilométrica escapada.

“Por estrategia tenía que ver quienes estaban cerca de mí y fue difícil porque la mitad de los corredores no dan relevos, solo van atrás. Nos dejaron la responsabilidad a nosotros.

“Al final termino con un poco de pena porque habían opciones de ganar la etapa, pero no se puede hacer todo”, expresó el pedalista nacional a su equipo el Movistar Team.

Vea: Andrey Amador escala a la sexta posición del Giro de Italia tras kilométrica escapada

Amador agrega que aunque esta no era una etapa definitiva donde se marcarían diferencias “si es de esas a las que se les tiene un poco de respeto por el descenso en la parte final”.

Añade que ubicarse en la sexta posición de la general supone una ventaja estratégica para su equipo, quien mantiene intactas las opciones de ganar la Corsa Rosa con su capo Nairo Quintana, quien marcha segundo a 2:23’ de Dumoulin.  

“En un momento dado o en una complicación ya estando ahí soy un corredor un poco incómodo y podemos ser más grupales de cara a lo que se viene.

“El objetivo es lograr el Giro con Nairo, pero en la posición que estamos estratégicamente para el equipo es buena y ojalá que las piernas sigan respondiendo como la de todos los compañeros para estar lo más cerca posible con él (Nairo)”, sentenció.

El orgullo del ciclismo costarricense volverá a subirse en su bicicleta este jueves en la etapa 12 que unirá las localidades de Forlí y Reggio Emilia en un trazado de 229 km propicio para los sprinters.