Última Hora

Andrey Amador y el equipo Ineos Grenadiers pondrán toda la carne en el asador este sábado en la penúltima etapa de la Vuelta a España, donde el objetivo será devolverle la camiseta roja de líder a su capo, Richard Carapaz.

Se trata de la última posibilidad en la montaña para que el conjunto británico ayude al ecuatoriano a descontar los 45 segundos que tiene de desventaja sobre Primoz Roglic (Jumbo-Visma), quien se perfila a revalidar el título.

Este viernes en la etapa 16, el esloveno terminó segundo y obtuvo una bonificación de seis segundos para afrontar la última batalla este sábado en La Covatilla.

El triunfo en la meta fue para Magnus Cort Nielsen (Education First), mientras que Carapaz ingresó en el puesto 14 con el mismo tiempo del ganador.

“Mijines. Dicen que lo mejor siempre hay que guardarlo para el final. Vinimos por el rojo y mañana vamos a darlo todo para conseguirlo”, escribió Carapaz en las redes sociales en la previa.

Amador, por su parte, cruzó la meta en el puesto 39 a 17 segundos del ganador. El tico marcha en la casilla 52 de la clasificación general.

“Dos días para Madrid y con las opciones intactas. Vamos a darlo todo mañana”, destacó el orgullo de los pedales ticos, quien ha mostrado durante toda la competencia ser uno de los principales apoyos de su líder.

La etapa 17° de este sábado tiene 178 kilómetros, entre Sequeros y el alto de la Covatilla, con tres puertos de tercera categoría, uno de segundo, otro de primera y llegada en uno de categoría especial.

La última subida tiene 11,4 kilómetros de asenso puro, con una pendiente media del 7,1% para llegar a la meta.

Para el domingo en la última etapa que llegará a Madrid, la organización amplió el recorrido a 139 kilómetros, saliendo desde el Hipódromo de la Zarzuela y con meta en el corazón de Madrid.