Última Hora

Aunque estemos estrenando anteojos muchas veces no nos sentimos bien con ellos, no logramos ver como quisiéramos y hasta sentimos que nos estorban.

Entonces comenzamos a pensar: ¿será que estos no eran los lentes para mí? ¡Me debí hacer otro tipo de anteojos!

Bueno, a eso se le conoce como incomodidad visual, y no solo tiene que ver con el material del anteojo, sino con aspectos como la graduación, el antirreflejo entre otros.

La incomodidad visual puede generar dolor de cuello, ojos secos, ardor en los ojos y dolor de cabeza.

Para ampliarnos este tema invitamos a la optometrista Ana Goné. Si usted desea contactarla lo puede hacer a través del teléfono 4000-2020.

Observe todos los detalles en el video adjunto.