Última Hora

Los dueños de perros que viven en una ciudad, utilizan bolsas de plástico para recoger las heces de su mascota. Sin embargo, estas bolsas pueden tardar entre 150 a 500 años en descomponerse y cada mascota utiliza, como mínimo, tres al día. 

A raíz de este problema, se ha popularizado un nuevo método de compostaje, que parte de las heces caninas para convertirlas en abono que luego puede servir para enriquecer y fertilizar la tierra. Podría incluso servirle para tratar las plantas en su casa.

En el video adjunto, mostramos cómo funciona y qué beneficios tiene. 

Youtube Teletica