Última Hora

En la mayoría de hogares costarricenses armamos el pasito en diciembre, pero la familia Coto Torres, de Palomo de Orosi, lleva esta tradición mucho más allá.

Desde hace 20 años toda la familia construye una verdadera casa para el “niñito”, imagínese que el portal ni siquiera cabe dentro de la vivienda de ellos.

Vamos a conocer todo el trabajo que hay detrás de este pasito gigante y sobre todo la fe y la ilusión que mueve a estos oroseños.