Última Hora

Muchos padres llevan a sus hijos al médico porque se quejan de dolor en las piernas, los muslos o las rodillas, sin que exista una razón aparente como un golpe o un sobre esfuerzo.

Este tipo de molestias son atribuidas al proceso de crecimiento y se espera que desaparezcan con el tiempo.

Pero, ¿qué pasa cuando el dolor persiste y cuándo es necesario acudir al médico?

El pediatra, Juan Rafael Aguilar, amplió del tema este viernes en Buen Día.

Para más información puede llamarlo al 2522-1000, extensiones 43 o 45, o escribirle al correo [email protected]