Última Hora

Blog

Transgénico nuestro de cada día

No voy a decir si los productos transgénicos son buenos o no. De hecho, este es un tema acerca del cual, pese a muchas discusiones, no se ha llegado a una conclusión irrefutable.

Rodolfo González 20/4/2015 04:22

No voy a decir si los productos transgénicos son buenos o no. De hecho, este es un tema acerca del cual, pese a muchas discusiones, no se ha llegado a una conclusión irrefutable.

Lo que sí quisiera plantear es que se ha hecho todo un alboroto acerca de sí debe de permitirse su cultivo en el país para consumo local, cuando en realidad desde ya hace mucho tiempo se están consumiendo en nuestras mesas.

Los cultivos transgénicos son los que han sido alterados genéticamente para darle cualidades especiales.

Como lo detalla nuestro compañero Alex'ander Rivera en su reportaje de 7 Días, una piña podría ser producida con una mayor capacidad para soportar frío con información genética tomada de las papas.

Así las cosas, con este recurso científico se pueden reducir los efectos negativos de las plagas o superar las inclemencias climáticas que afectan una producción.

Muchos dicen que esto no representa ningún riesgo para la salud, mientras otros tienen como consigna detener esta producción porque supuestamente es peligrosa. Como dije al inicio, este no es el punto medular de esta columna.

Mi intención es dejar claro que hay aceites para cocinar que se obtienen   de cultivos genéticamente alterados, y estos se pueden comprar en el supermercado.  Asimismo, hay cerveza producida en los Estados Unidos e importada que puede ser compuesta de esta forma. Igual algunos cereales.

Y hablando de otras cosas que no son comestibles, hay medicinas producidas de esta manera y de su común, por ejemplo la insulina.

¿Es bueno o malo? No lo sé. Hasta el momento no he encontrado un elemento concluyente que diga que por su uso mis descendientes van a tener tres ojos  y cuatro narices, sin embargo, no se ha dicho la última palabra al respecto.

Simplemente creo que a la hora de discutir cualquier proyecto de ley que quiere ordenar una moratoria a la producción o comercialización de los transgénicos –tal y como se ha sugerido en la Asamblea Legislativa- esta cotidianidad en su uso debe estar claramente presente.

¿Tiene sentido prohibir su siembra y comercialización para el consumo si ya estos productos están en la mesa? ¿Debería etiquetarse el producto que tiene alteración genética para que el consumidor lo sepa? ¿Si se prohíbe su producción para consumo local debería de hacerse lo mismo con lo que se importa? Allí les dejo esas interrogantes.