Última Hora

Blog

Pensar diferente no es malo

Una reflexión sobre dos recientes actividades -a las que les llovió ácidamente-: el MercedesBenz Fashion Week San José y el Diner en Blanc.

Sergio Arce 21/4/2015 03:23

Pensar diferente no es malo; es más, cuando hay criterios sólidos, respeto, tolerancia y un ambiente constructivo es una sabrosera disentir.

Y, por qué no, que hasta te rebatan tus consideraciones con argumentos bien plantados nos aterriza y hasta nos empapa con un baño de humildad; la mente, el corazón y los ojos se abren a nuevas perpectivas.

¿Por qué es importante respetar la opinión del otro? Porque solo así se construye una sociedad más abierta, más asertiva, más sensible y más sensata.

Pero no se vale criticar por criticar porque, simplemente, me da la gana criticar aunque mi único argumento sea la libertad que tengo de hacerlo, sin importar si desmeritamos a alguien o su quehacer.

Traigo esto a colación a la luz de varios comentarios -ácidos, muy ácidos y agrios- que he visto en redes sociales a la luz de varios hechos recientes, pero particularmente dos: el MercedesBenz Fashion Week San José y el Diner en Blanc (una cena en la que todos los invitados -que pagaron una determinada suma- vestían de blanco).

"Payasos excéntricos", "juega de vivos", "wannabe" y hasta "Halloween en abril" fueron algunos de los adjetivos (los más 'nobles') que leí sobre ambas actividades y, ante todo, sobre sus asistentes.

Está bien que a alguien no le llame la atención ninguna de las dos actividades. Puede estar en su derecho de pensar en que se trata de un "pasatiempo" al que no le invertiría un cinco. Está en su derecho.

Pero cuando su "crítica" se hace con el hígado, sinrazón, sin argumentos, solo movido o movida por un agrísimo espíritu de envidia, de serrucho y de "lenguafloja" entonces el hecho de pensar diferente se desnaturaliza, pierder fuerza, credibilidad y hasta sentido.

Y por aquello: yo no fui a ninguna de las dos actividades. Pero muchos amigos fueron y quedaron con un sabor de boca muy dulce, en especial con el MercedesBenz Fashion Week, que se ha convertido en una vitrina para nuevos y consolidados valores en una industria que, en nuestro país, ha costado que despegue.

Insisto: pensar diferente no es malo. Si algo no nos gusta es tremendamente válido, pero antes de lanzar basura en el ciberespacio pensemos en cuánto aportarará a un debate sano y a la construcción de una mejor sociedad. Si no... calladitos más bonitos.