Última Hora

Blog

Gabachas turbias… fantasmas y timadores

Cientos de profesionales en medicina y en enfermería que trabajan en un hospital josefino -ubicado cerca de la Antigua Aduana- conocen los añejos cuentos sobre biombos de todo linaje, abusos con horarios, venta de sangre donada a clínicas privadas y salidas ocultas de equipos valiosos.

Juan Diego Castro 16/4/2015 03:52

Desde hace mucho tiempo las leyendas hospitalarias -que se trasmiten boca a boca y en voz baja- hablan de fantasmas, de psicofonías, de la segua con gabacha, del cadejos arrastrando muchos estetoscopios dorados y de la carreta sin bueyes (repleta de riñones para transplantes delictivos, prótesis ortopédicas y vascular periféricas inexistentes, medicinas vencidas y bolsas de sangre para la venta callejera) y en fin... espantos de aquí y del mas allá, por doquier.

Cientos de profesionales en medicina y en enfermería que trabajan en ese hospital -ubicado cerca de la Antigua Aduana- conocen los añejos cuentos sobre biombos de todo linaje, abusos con horarios, venta de sangre donada a clínicas privadas, salidas ocultas de equipos valiosos para usarlos en hospitales non sanctos y decenas y decenas de chanchadas, esparcidas por ese dañino aquelarre de fantasmas y timadores con gabacha.

Del 2007 al 2014, las altas cumbres burocráticas del “buque insignia de la seguridad social” recibieron más 70 informes de auditoria, con 260 recomendaciones para enfrentar las graves irregularidades acaecidas en diferentes áreas y servicios, tanto médicos como administrativos.

En esos reportes entregados a "la dirección" habían 268 recomendaciones puntuales y claras... Hasta ahora ¿Cuántas de esas recomendaciones han sido acatadas por los responsables?

Hace 116 meses un terrible incendio mató a 19 pacientes y 200 camas hospitalarias quedaron en cenizas. 

La cúpula de la seguridad social no ha sido capaz de iniciar la construcción de la “nueva torre en encamados”, ni siquiera pudo concluir eficazmente el proceso licitatorio,  a pesar de tener los planos aprobados desde hace años.Veremos el espectáculo del décimo aniversario en julio próximo.

Recientemente escucharon una voz del más allá, que anunció desde la dirección, la "vendetta" contra los "informatori sleali",  por lavar los trapos sucios fuera del hospital y sacar "datos confidenciales".

El “regno de terrore” es innegable, rudo y ridículo. La ley del silencio se aplica sicilianamente... con gentileza. El caso del jefe de emergencias es solo una pequeña muestra del estilo atrabiliario  y prepotente de esos que ahí ejercen -de manera oculta y férrea- el mando.

En el programa de cirugía bariátrica gira y gira, desde hace años, un fétido remolino de podredumbre y enriquecimiento ilícito, donde ninguno de los "jerarcas" ha querido meter su "mano sanadora". No hay ningún control sobre la secuencia, antigüedad y progresión de la lista de espera. No existen objetivos generales o específicos, ni una proyección de metas, ni un presupuesto determinado. Hay más controles en una parada de bus de Sabanilla.

Los fantasmas y los timadores con gabacha -intocables y mañosos- están involucrados en más de una docena de casos de corrupción, pero nadie los ve… ni las altas autoridades hospitalarias, ni la presidenta ni la junta directiva de la CCSS, ni el mismísimo presidente de la República. Nosotros si podemos ver la lista de chanchadas, aunque sea rápidamente:

1. Fraude millonario prótesis ortopédicas. Lic. 2004: 030, 008, 042,025, 003. Ministerio Público investiga desde 17.01.2013. El jefe de cirugía tardó 3 años en presentar la denuncia.

2. Cirugías estéticas privadas OTR. El Ministerio Público  conoce del caso hace año y medio y no avanza.

3. Los permisos a los médicos impidieron la realización 980 cirugías y 5000 consultas.

4. Pérdidas de insumos quirúrgicos por más de $1 millón.

5. Pérdida multimillonaria en la farmacia por medicamentos vencidos.

6. Venta ilegal de sangre a clínicas  privadas. Estas siguen calladitas.

7. Tráfico y trasplantes ilegales de órganos, investigado desde hace mucho tiempo por el Ministerio Público.

8. Peculados de uso con equipos médico quirúrgicos utilizados en los centros de salud privados.

9. Fantasmagóricas cirugías cardiacas de "asegurados extranjeros",  durante las noches y en las madrugadas. Fantasmas que tararean la Mora Limpia.

10. Camas sin registro en “Cirugía Torre Sur” para pacientes de un fantasma con gabacha.

11. Pagos excesivos de horas extras a los jefes de servicio.

12. Cirugías realizadas a pacientes que no están en las listas de espera.

La seguridad social es saqueada a diario por los fantasmas y los timadores con gabacha y nadie, nadie, nadie dice nada.

Hay mucho miedo y mucha alcahuetería.  Y la Junta Directiva del Seguro Social… muy bien, muchas gracias.