Última Hora
Getty Images
Trump regresó a la Casa Blanca en la tarde de este sábado.

Donald Trump no reconoce la victoria de Joe Biden en las elecciones presidenciales de Estados Unidos.

Al poco de conocerse las proyecciones de que el candidato demócrata había superado el umbral de 270 delegados en el Colegio Electoral que le permitirían ser proclamado presidente, la campaña de Trump emitió un comunicado en el que de nuevo denuncia sin pruebas irregularidades en el recuento y asegura que la "elección está lejos de haber terminado".

"Todos sabemos por qué Joe Biden se está apresurando a presentarse falsamente como el ganador, y por qué sus aliados de los medios se están esforzando en intentar ayudarle: no quieren que se sepa la verdad", señala el comunicado.

https://twitter.com/TeamTrump/status/1325118559467397121

El comunicado del presidente, que, según los medios estadounidenses, recibió la noticia del triunfo de Biden mientras jugaba al golf en una de sus propiedades en Virginia, antes de regresar a la Casa Blanca, continúa: "El simple hecho es que esta elección está lejos de haber terminado".

Más tarde, Trump publicó varios mensajes en Twitter en los que insistió que ganó la elección y que no dejaron a los observadores hacer su trabajo.

"Los observadores no fueron permitidos en las salas de conteo. Gané las elecciones. Yo obtuve 71.000.000 de votos legales", escribió Trump en la tarde del sábado.

"¡Millones de boletas por correo se enviaron a personas que nunca las pidieron", añadió.

Es cierto que las autoridades electorales no han certificado todavía el escrutinio y la victoria de Biden se basa en proyecciones de los medios de comunicación.

Poco después de conocerse los resultados de la elección, Trump fue visto jugando golf en Sterling (Virginia).
Reuters
Poco después de conocerse los resultados de la elección, Trump fue visto jugando golf en Sterling (Virginia).

Cabe subrayar que eso es algo normal después de una elección. Las proyecciones de los medios se basan en el análisis de los votos que ya han sido contados.

En ese sentido, el senador Josh Hawley, republicano por Misuri, escribió en Twitter que "los medios no son los que determinan quien ganó las elecciones".

"Cuando todos los votos legales hayan sido contados, terminen los recuentos y se hayan resuelto las alegaciones de fraude, sabremos quién ganó", agregó.

En este contexto, activistas pro-Trump empezaron a congregarse en distintas capitales frente a las sedes de los Congresos estatales para denunciar lo que consideran un robo electoral.

Manifestación pro Trump en Arizona
Reuters
Grupos de manifestantes pro-Trump comenzaron a congregarse ante las sedes de los Congresos estatales de varias ciudades.

Estas protestas forman para de la campaña Stop the Steal("Paren el robo"), organizafa por defensores del presidente y retirada por Facebook de su página por propagar desinformación y mensajes que incitan a la violencia.

Trump asegura que desde el lunes continuará con las acciones legales que ya ha emprendido para "asegurar que las leyes electorales se respetan plenamente y se reconoce al legítimo ganador".

El presidente insiste sin presentar pruebas en que la campaña de Biden "quiere que se cuenten votos incluso si son fraudulentos, fabricados o depositados por votantes muertos o sin derecho".

Papeletas en una mesa.
Reuters
Trump no ha presentado pruebas de sus denuncias de irregularidades en el voto postal.

Desde antes incluso de la elección, Trump denunció supuestas irregularidades en el voto por correo, que ha alcanzado niveles inéditos por la pandemia de coronavirus, ya que muchos electores prefirieron evitar las aglomeraciones en los colegios en la jornada electoral.

Como las normas para el recuento varían en cada estado, en algunos de ellos, como en Pensilvania, no se pudo empezar a contar los votos enviados por correo días antes hasta que no cerraron las urnas presenciales el 3 de noviembre.

Seguidores de Biden.
Reuters
Los seguidores de Biden ya celebran en muchos lugares del país su triunfo en las elecciones.

Esto ha motivado un retraso en el escrutinio que ha hecho que se tardaran cuatro días en poder proyectarse el del ganador, tiempo durante el que Trump ha pedido que se detenga el recuento y acusado a los demócratas sin pruebas de estar alterando el resultado de la votación.

Observadores y autoridades electorales han dicho repetidas veces que no han detectado irregularidades significativas durante el proceso.

raya separatoria
BBC

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=qH_FSdsBEf0