Última Hora
Si bien muchos de nosotros hemos dejado algo en un tren (un teléfono, una billetera, auriculares), es muy poco probable que alguien se haya bajado del vagón dejando una bolsa llena de oro.

Pero eso es exactamente lo que le sucedió a una persona en Suiza en octubre pasado.

Las autoridades están buscando al dueño o dueña del cargamento de más de 3 kg de oro que quedó abandonado en un tren.

El tesoro, valorizado en alrededor de US$ 190.000, fue encontrado en un tren que viajaba entre San Galo y Lucerna, en el norte de Suiza.

El propietario tiene cinco años para presentar su reclamo en la Fiscalía de Lucerna, según un comunicado oficial de este organismo publicado en la Gazeta del Cantón de Lucerna este sábado.

El descubrimiento se está haciendo público ahora debido a que las "extensas investigaciones" para localizar al propietario o propietaria no tuvieron éxito y a que la Fiscalía confiscó las barras de oro.

No está claro cómo las autoridades verificarán las afirmaciones de cualquiera que se presente para decir que el oro es suyo.