Última Hora

Antes de que ganara cuatro veces la Serie Mundial del beisbol de la Grandes Ligas, Orlando ‘El Duque’ Hernández pasó por Costa Rica, donde fue visto por una cohorte de cazatalentos, en búsqueda de firmarlo.

El lanzador cubano contó por qué solo regresó al país una vez tras su consagración en la principal liga de beisbol del mundo con los Yankees de Nueva York.

Consultado sobre sus días en Costa Rica, hizo claro su agradecimiento, pero relató cómo una vez vino a visitar escuelas necesitadas, pero que la prensa no le prestó atención al carácter benéfico de la gira y se concentró en otros temas.

Del Escarré a la Gran Manzana

Según reseña una nota del 1998 del diario La Nación, 68 buscadores de talento arribaron al país con la intención de fichar al talentoso lanzador, quien había brillado con la selección cubana antes de poder salir de la isla.

En un juego de exhibición con talentos ticos, Hernández deslumbró durante tres entradas.

"Estoy satisfecho con lo logrado en 22 días de entrenamiento. Aunque hay obvias diferencias entre el beisbol profesional y el aficionado, creo que el campeonato cubano es una buena prueba pues es tan competitivo como cualquier liga profesional", dijo Hernández en aquella ocasión.

‘El Duque’ estuvo en Costa Rica dos meses y partió hacia la Gran Carpa con un contrato de $6.6 millones y con los Yankees fue campeón en 1998, 1999 y 2000, además del cetro del 2005.


App Teletica