Última Hora

Washington, Estados Unidos | Cuatro personas recibieron disparos el sábado afuera de un estadio de béisbol repleto de miles de espectadores en la capital de Estados Unidos, lo que provocó que el juego se detuviera abruptamente y los espectadores abandonaran el lugar.

La policía de Washington señaló que cuatro personas fueron alcanzadas por los disparos pero que ya "no había ninguna amenaza", sin aclarar la condición de las víctimas.

Periodistas de la AFP que estaban en el juego dijeron que algunos espectadores se precipitaron hacia las salidas del estadio después de escuchar los disparos, mientras que otros permanecieron en sus asientos ante la insistencia inicial del locutor.

En videos del juego subidos a las redes sociales se podían escuchar claramente varios disparos de armas automáticas.

Las luces de varios coches de la policía se iluminaron en la calle y se oyeron sirenas, mientras se pedía a la multitud que asistía al partido entre los Washington Nationals y los San Diego Padres que abandonaran el estadio.

La policía indicó en Twitter que oficiales "respondieron a un tiroteo (...) en el que dos personas recibieron disparos fuera del Nationals Park", en el vecindario Navy Yard del sur de Washington, DC. 

"Se está investigando y parece que no hay una amenaza en curso en este momento", agregó la policía.

Poco después, en la misma red social, informó que "dos víctimas adicionales asociadas con este incidente ingresaron a hospitales de la zona para recibir tratamiento por heridas de bala".

El diario The Washington Post dijo, citando a la policía, que un hombre recibió un tiro en la pierna y una mujer, en la espalda, y que sus vidas no corrían peligro.

El estado de salud de los otros dos heridos no se conoció inmediatamente.

Una intersección cerca de la Puerta de la Tercera Base donde ocurrieron los disparos fue cerrada por la policía.

Minutos después del incidente, la cuenta oficial de los Washington Nationals tuiteó que "se informó de un tiroteo afuera de la Puerta de la Tercera Base en el Nationals Park" y alentó a los fanáticos a abandonar el estadio. 

Los jugadores habían salido corriendo del campo cuando se escucharon las detonaciones y el juego se detuvo en el sexto episodio, con victoria parcial de los Padres 8-4. El partido debe reanudarse el domingo.

Más de 100 personas han sido asesinadas en Washington este año, muchas de ellas por armas de fuego.

La policía ofreció el sábado una recompensa de 60.000 dólares para identificar a la persona que mató a tiros a una niña de seis años mientras jugaba con una scooter en el sureste de Washington.

Estados Unidos tiene una historia dolorosa de violencia con armas de fuego perpetrada en escuelas, oficinas o centros comerciales