Última Hora

Los Lakers estaban listos para celebrar el viernes el título de la NBA. Lucían sus uniformes en memoria de Kobe Bryant, el trofeo Larry O'Brien estaba en la pista y el confeti oro y púrpura cargado en los cañones, cuando Jimmy Butler mandó parar todo. 

La estrella de los Miami Heat, negándose otra vez a la rendición, arruinó el festejo cargando al equipo a sus espaldas hasta un triunfo por 111 a 108 que redujo la desventaja a 3-2 ante Los Angeles Lakers y forzó un sexto juego el domingo.

Compitiendo hasta la extenuación, Butler sumó 35 puntos, 12 rebotes, 11 asistencias y 5 robos. No pudo ser frenado ni siquiera por LeBron James, un gigante también el viernes (40 puntos y 13 rebotes), con quien sostuvo un duelo antológico en el dramático final.

Butler, que en estas Finales ha jugado 42 minutos de media, alcanzó el viernes los 47 minutos y 11 segundos en la cancha, descansando un total de 49 segundos en todo el juego. 

"Su deseo de ganar es extraordinario", le reconoció el entrenador de los Heat, Erik Spoelstra. "Hacer esto en más de 47 minutos y aceptar el desafío en el otro lado (defensivo) ... cada joven jugador que llega a esta liga debería estudiar los vídeos de Jimmy Butler".

Pese al desgaste, Butler mantuvo intacta su efectividad, anotando 11 de 19 lanzamientos de campo y un inmaculado 12/12 en tiros libres. 

El escolta, de 31 años, prácticamente se desplomó sobre una valla publicitaria tras recibir una falta a 16 segundos para el final. Necesitó de varios segundos apoyado hasta recuperar el aliento y anotar los dos decisivos tiros libres.

"Lo dejé todo en la pista junto con mis chicos", afirmó. "Y eso es lo que vamos a tener que hacer el resto del camino. Tenemos dos juegos más que ganar".

Mano a mano con LeBron

Los Heat dejaron en las manos de Butler sus esperanzas de victoria en los dos últimos minutos, en los que el escolta superó a 'King James' en un duelo personal en el que se defendieron mutuamente e intercambiaron espectaculares canastas.

"Eso es lo que el equipo me pidió. Eso es lo que necesitan que haga. Sé que soy capaz de hacerlo", dijo sobre su exhibición Jimmy Butler, que ya había logrado otro triple-doble con 40 puntos en el anterior triunfo de los Heat.  

El escolta se convirtió así en el segundo jugador en la historia en lograr dos triple-dobles con más de 30 puntos en unas Finales. 

El primero en conseguirlo fue precisamente LeBron James (temporada 2014-2015), quien reconoció que esta vez se vio superado por Butler, un rival a quien históricamente ha batido en sus enfrentamientos en playoffs.

"Fue un ida y vuelta, una gran jugada tras otra gran jugada", describió James. "Esa es la belleza del juego, ser capaces de competir al máximo nivel. Uno toma estas oportunidades y vive el momento".

"Ambos tratamos de conseguirlo y llevar a nuestros equipos en la victoria. Él pudo hacer una jugada más que yo esta noche y consiguió el triunfo", resumió.

"No le tememos a nadie"

Los Lakers plantearon una defensa de desgaste sobre Butler tratando en vano de agotar sus fuerzas, en algunos momentos con acciones al borde del reglamento, como un fuerte golpe con el brazo de Dwight Howard en la cabeza del escolta durante una entrada a canasta.

"No nos echaremos atrás (...) No le tememos a nadie", dijo Butler, quien no solo tiene una fe inquebrantable en sí mismo sino también en los compañeros que le recibieron con los brazos abiertos a su llegada hace un año a Miami.

"Creo en mis habilidades y en mi talento", recalcó. "Así que mientras permanezcamos juntos y juguemos al basquetbol de la manera correcta, no importa cómo me defiendan, voy a hacer la jugada correcta".

El resto de los Heat tampoco tienen dudas de la capacidad de Butler para cargar con el juego del equipo, especialmente después de perder por lesión desde el primer partido a Goran Dragic, otra de sus figuras.

"Está hecho para eso", dijo el escolta Kendrick Nunn. "Tenemos confianza en que nos podemos apoyarnos en él y tener el trabajo hecho". 

"Es simplemente el competidor definitivo", le describió Duncan Robinson, su mejor escudero el viernes con 26 puntos y 7 triples.


​​