Última Hora

El presidente del Miami Heat en la NBA, Pat Riley, dijo este lunes a la prensa que cree que Chris Bosh ha jugado su último partido con el equipo después de fracasar en un examen médico después de los problemas de larga duración con coágulos de sangre.

Riley señaló que el Heat estaba mirando al futuro sin contemplar a su delantero estrella, quien ha perdido gran parte de las dos últimas temporadas por esos problemas de salud.

El Heat anunció el viernes que el 11 veces All-Star había fallado un examen físico, pero no explicó las razones, citando la confidencialidad médica.

Al preguntarsele si el Heat estaba esperando que Bosh regresara en algún momento en el futuro, Riley respondió: "Nosotros no".

Riley no se proyectó sobre si sentía que la carrera de Bosh en la NBA podría haber llegado a su fin. "Eso depende de él", respondió el dirigente.

Bosh ha estado luchando y desesperado por tratar de convencer al Heat que está listo para reanudar su carrera.

Sin embargo, el equipo estaba preparándose para ir a un campo de entrenamiento en las Bahamas el lunes sin él.

"Es bastante definitivo para nosotros, en nuestro punto de vista, que esto será probablemente un momento en que realmente tenemos que dar un paso atrás", dijo Riley, negando que las cuestiones de tope salarial habían jugado un factor en el manejo del caso de Bosh.

"Su salud, y la economía, ha sido la salud, la salud, la salud, sin duda", dijo el directivo.

El entrenador del Heat, Erik Spoelstra, dijo por su parte que el trato con el caso de Bosh había sido desgarrador.

"Me encanta C.B. (Chris Bosh)", dijo Spoelstra. "Fue duro ver a C.B. y su familia lo que han pasado en estos dos últimos años".

Si un especialista de la NBA dice que Bosh está médicamente incapacitado para jugar, el jugador recibirá el saldo de su contrato de alrededor de 76 millones de dólares por tres años.

Por su parte, el Heat recibiría un alivio en el tope salarial de cara al futuro el 9 de febrero.