Última Hora

En un estudio creativo sobre ruedas un grupo de cineastas europeos recorrieron Costa Rica durante 35 días para grabar un cortometraje sobre la conexión con la naturaleza.

“The Nameless Call” o “La llamada sin nombre” así se titula el cortometraje que un grupo de cineastas europeos grabó en Costa Rica en 2019, en un estudio creativo rodante durante 35 días recorrieron el país para capturar más que una historia, ellos lo describen como una epifanía, una poesía que explora las conexiones entre humanos y naturaleza.

El mayor reto de este cortometraje fue la modalidad de grabación en expedición, ellos transformaron un viejo bus escolar, en un estudio creativo rodante, en el cual un crew de 6 personas recorrió lugares como Manuel Antonio, Uvita, Ostional, Tamarindo, La Fortuna, Guatuso, Naranjo, Corcovado, entre otros para así, mostrar las diferentes facetas de la naturaleza costarricense.

“The Nameless Call” recién se estrenó en plataformas digitales, pero antes realizó una ruta de festivales.