Última Hora

Hace 40 años, una crisis económica excluyó a miles de la educación formal, creando lo que se conoció como la generación perdida.

En aquel momento, casi el 70% de los estudiantes no logró terminar la educación secundaria y eso los condenó a trabajos de bajos ingresos y menos oportunidades.

Hoy, el nuevo coronavirus nos demostró las falencias del sistema y pone de nuevo en el tapete la preocupación acerca del impacto que tendrá a largo plazo en la educación en Costa Rica.

El Ministerio de Educación Pública confirmó que más de 80 mil estudiantes perdieron contacto con sus docentes, y de no retomar el contacto eso implicaría una exclusión ocho vece mayor a la registra entre el 2018 y el 2019 cuando unos 10 mil estudiantes abandonaron los estudios.

En 7 Días repasamos con expertos las lecciones más importantes que nos ha dejado la crisis sanitaria y que tenemos que hacer para evitar una nueva generación perdida.