Última Hora

No basta la educación financiera, la razón por la que muchos gastamos y nos endeudamos sin control podría no estar en nuestro lado racional sino en otro rincón de nuestro cerebro.

Exploramos como la recompensa neuronal es un factor de peso para explicar el endeudamiento descontrolado.