Última Hora

El mundo está viviendo una crisis de la que poco a poco nos estamos percatando. Un cúmulo de factores se sumaron para generar una tormenta perfecta que ha provocado un retraso y atascamiento en el transporte de contenedores vía marítima.

Hoy en día los costos de fletes marítimos se han incrementado hasta en un 1000%, de manera que para casi todas las cadenas de suministros, es altamente difícil mantenerse por fuera de esta crisis, no solo por el aumento indiscriminado, sino porque también, resulta muy complicado encontrar espacio en los barcos para exportar o importar producto. 

La afectación no es menor y definitivamente salpicará a los consumidores finales debido a que el 80% de todos los productos que se consumen en el mundo, son traslados por mar.

Exportadores, importadores y especialistas en el tema advierten de las implicaciones que podría traer consigo esta situación, entre las que destaca el aumento de precios de algunos bienes.