Última Hora

Irónicamente, el cáncer más mortal de América Latina es visto como un cáncer de segunda categoría.

De acuerdo con un estudio de The Economist, esta condición mata a 60.000 personas al año en dicha parte del mundo, pero el estigma y los prejuicios hacen que los gobiernos, incluyendo a Costa Rica, no prioricen atención.