Última Hora

Un importante número de funcionarios de la Defensoría de los Habitantes presentaron, este martes, un pronunciamiento público para exigirle a la defensora Catalina Crespo su renuncia.

La circular fue firmada por 64 de los 157 empleados que tiene la institución y enviada por correo electrónico interno hoy en horas de la mañana.

En esta los firmantes aseguran que la permanencia de Crespo “torna muy difícil encauzar la gestión con la confianza y credibilidad que se requiere”.

“Los recientes acontecimientos, en el marco de la gestión de la actual Defensora de los Habitantes, socavan la institucionalidad, la integridad, la mística y el espíritu de servicio que nos ha caracterizado durante más de 25 años, lo que impacta en el cabal desempeño de las funciones propias de la Institución”, dice la carta pública.

“Como personal técnico y administrativo de la Institución, nos sentimos en la obligación de expresarnos frente al debilitamiento de la imagen y credibilidad de la Defensoría como Institución Nacional de Derechos Humanos (INDH)”, añade.

La solicitud se une a la que realizaron el viernes anterior 12 de los 13 directores que conforman el Consejo Director de la Defensoría, en donde piden a Crespo hacerse a un lado “por el bien de la institución”.

El Consejo tomó esa decisión luego de sesionar de manera extraordinaria con la defensora adjunta, pues Crespo presentó una incapacidad médica.

La circular de este martes significa un nuevo golpe contra la Defensora, cuestionada por su gestión en general pero especialmente por el manejo que tuvo de la investigación en el caso de la polémica Unidad Presidencial de Análisis de Datos (UPAD).

“Observamos con preocupación que no existe dirección estratégica desde el Despacho de la Defensora para restaurar el rumbo de la Institución; lo cual, además de debilitar la mencionada magistratura de influencia, genera desconfianza y falta de credibilidad de la población en la Defensoría de los Habitantes”, aseguraron los trabajadores.

Los diputados también están a la espera de que se conforme una comisión especial que investigará el accionar de la funcionaria y que podría, en última instancia, acabar con su destitución.

De momento, Crespo ha guardado silencio sobre los señalamientos en su contra.