Última Hora

11 agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) fueron enviados a 'cuarentena' tras allanar una casa donde permanecía un paciente positivo por COVID-19.

El allanamiento se realizó en Puntarenas, donde desarticularon una peligrosa banda dedicada a la venta de drogas, homicidios y estafas.

Fueron los mismos funcionarios del OIJ quienes detectaron la situación. Tras ingresar a la vivienda y hacer una revisión, encontraron la orden sanitaria girada a uno de sus ocupantes.

El paciente enfermo es hermano del sujeto que los agentes llegaron a detener; pero él no se encontraba en la casa. 

Según el OIJ, un juez y un fiscal también se encontraban en el sitio. En este momento, todos los trabajadores están a la espera de las instrucciones por parte del Ministerio de Salud.

"En el caso del representante de la Fiscalía, este ingresó a la vivienda con equipo de protección: guantes y mascarilla, sin embargo, por su seguridad, permanece aislado, al menos por hoy, mientras se espera las instrucciones de las autoridades de salud, con quien, en todo momento, ha estado en comunicación el Fiscal Adjunto de la zona", dijo el Ministerio Público a Teletica.com.

El 1° de junio, Teletica.com publicó una nota donde el director del OIJ, Wálter Espinoza, confirmaba la aplicación de protocolos especiales debido a la emergencia por COVID-19. 

En esa publicación, el jerarca aseguró que se realizaban labores de desinfección y limpieza antes, durante y después de los allanamientos. 

"Se ingresa al lugar, se inmovilizan a las personas e inmediatamente se desinfecta el lugar para luego continuar con las diligencias”, señaló Espinoza en esa oportunidad. 

“Durante el desarrollo del allanamiento, las personas del domicilio se ubican en un lugar espacioso y ventilado, luego se le proporciona el equipo básico como mascarillas para evitar algún contagio y les permitimos el lavado de manos”, agregó.