Última Hora

A partir del 31 de julio próximo, la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) devolverá a sus valores originales la base mínima contributiva con la que patronos y empleados independientes cotizan para los seguros de salud y pensiones.

La junta directiva de la CCSS tomó la decisión, este lunes, de extender solo por un mes más la reducción de 75% aplicada en marzo para combatir el impacto de la pandemia de COVID-19 y sus efectos en el empleo y la informalidad.

La base mínima contributiva es el salario base por el que todos los trabajadores deben cotizar para ambos seguros.

El presidente de la Caja, Román Macaya, confirmó que se hizo un esfuerzo para ampliar la medida, en virtud del fuerte impacto económico que genera a la institución y el golpe a las finanzas que ha provocado la emergencia.

Macaya explicó que para los patronos la reducción se mantendrá en un 75%, pasando de ₡294.619 a ₡73.654 en el caso del seguro de salud y de ₡275.759 a ₡68.940 en el caso de pensiones.

Para los trabajadores independientes, esos valores pasarán de ₡294.619 a ₡220.965 en salud y de ₡275.759 a ₡206.819 en pensiones.

El Gobierno aseguró que por esa extensión trasladará alrededor de ₡8.500 millones, incluidos en el presupuesto extraordinario que se presentará próximamente a la Asamblea Legislativa.

“Agradecemos a la CCSS por tomar esta decisión que nos permite seguir protegiendo el empleo y el tejido productivo de nuestro país. El Gobierno de la República se compromete a aportar a la CCSS ₡8.500 millones para cubrir la disminución de la base mínima contributiva, resguardando la sostenibilidad de las finanzas de la CCSS”, explicó Pilar Garrido, ministra de Planificación.

A ese monto se sumarán los casi ₡34.000 millones que fueron aprobados del préstamo con el BID.

La decisión original había sido tomada para apoyar a las empresas a continuar operando y no reducir sus planillas, algo que podría suceder a partir de agosto entonces.

En el caso de los trabajadores independientes podría excluirlos de los seguros y por lo tanto empujarlos a la informalidad, otra de las advertencias señaladas por la propia CCSS en marzo pasado.