Última Hora

La eventual llegada de Jimmy Marín al Saprissa obligaría a Wálter Centeno a replantear su ataque, ya que con el volante por izquierda se abre una serie de movimientos que podrían afectar el cómo arma su planilla el equipo morado de cara al próximo torneo.

Con Marín el andarivel izquierdo de los tibaseños tendría mucha profundidad, ya que por allí juegan Johan Venegas y Byron Bonilla, por lo que se podría pensar que uno de ellos no estaría con el equipo para el Apertura 2020. Mientras Bonilla solo suma 8 participaciones, Johan ha sido constante en la rotación de Centeno, además de darle al equipo la posibilidad de ser alineado por el centro.

Esta variante también podría ser tomada en cuenta a la hora de pensar la punta de lanza de la ofensiva saprissista.

Actualmente para jugar el papel de ‘9’ Saprissa viene confiando en Ariel Rodríguez (20 juegos-6 goles) y trayendo de la banca a Manfred Ugalde (16 juegos-3 goles), pero además en la planilla está David Ramírez, a quien una lesión solo le permitió jugar un partido.

La incorporación de Marín y la polifuncionalidad de Centeno permiten al técnico mover sus piezas.

Otro nombre que ha sonado para los morados es Daniel Colindres. Otro jugador capaz de jugar pegado a la banda, especialmente por la izquierda.

Port la banda derecha el goleador del torneo, Christian Bolaños (21 partidos-18 goles) está teniendo su mejor temporada en la red.

Para alimentar estos atacantes Saprissa podría mantener sus piezas actuales, Mariano Torres y Marvin Angulo –alternando la creación– y Michael Barrantes y David Guzmán como preferidos en la contención.

En el centro de la defensa, uno de los puntos débiles del equipo morado este Clausura, parece inminente la llegada de Esteban Espíndola, quien podría convertirse en el compañero de zaga de Aubrey David, quien en 18 partidos se movido por el centro de la defensa con constancia.

Si se concreta la llegada de Espíndola también se da un juego de números, ya que los extranjeros morados serían cuatro: David, Torres, Bonilla y Espíndola, por lo que uno tendría que salir del equipo.