Última Hora

El sacerdote de la iglesia Santuario Nacional Santo Cristo de Esquipulas en Alajuelita no aguantó las lágrimas cuando realizaba un video para sus feligreses en el Facebook de la parroquia, este rápidamente se volvió viral y conmovió a los internautas.

Enrique Rivero es el cura párroco de la iglesia y en el video solicitaba a los católicos a compartir sus fotografías para ponerlas en las bancas de las misas cuando, de repente, su voz se entrecorta y sus lágrimas salen a brote, tristemente afectado por que este fin de semana los templos continuarán cerrados.

Teletica.com conversó con el presbítero, quien nos confesó que efectivamente le afectó mucho saber que las iglesias continuarían cerradas hasta nuevo aviso, pero que hay que respetar las normas de las autoridades para beneficio de todos.

“Aunque me duele, al igual que todos los que pastoreamos almas, tenemos que aceptar la directriz del Ministerio de Salud, es lo prudente que se tiene que hacer, tristemente si la gente no es responsable no se puede dejar las cosas por la libre”, explicó el religioso.

Comentó que la idea de poner las fotografías de todos los ciudadanos surgió inspirada en el padre Toto, quien lo hizo en Hatillo hace unas semanas y le pareció muy bonito gesto, “cuando sentí la frustración si quise pedirles a los feligreses que nos manden las fotos para ponerlos en las bancas”.

Rivero apoyó la regla del Ministerio de Salud y mencionó que ellos ya están listos para cuando puedan comenzar a abrir las puertas.

“Ya teníamos todos los protocolos listos para implementar las normas, habíamos entregados los tiquetes para las misas del sábado y domingo, ya todo estaba listo… pero bueno… todo queda en manos de Dios. Que esto sea una lección porque golpea a todo el país, no solo a nuestra comunidad que está bastante desobediente”, acotó.

El párroco quiso aprovechar el momento para motivar a todos los costarricenses a tener paciencia y esperar con fervor el momento cuando las iglesias vuelvan a abrir sus puertas.

“Yo les animo en el señor a que sigamos esperando, si bien todavía no podemos participar juntos en la eucaristía y en nuestras celebraciones sabemos que pronto llegará el momento.

“Dice San Agustín que entre más uno desea un don y espera por él, más va a ser el gozo cuando lo recibe, si tiene que esperar y esperar más por aquello la alegría se redobla cuando llega aquel don, entonces con esa misma actitud nosotros vamos a esperar y con más gana y más alegría estaremos cuando llegue el momento en que podamos abrir las puertas”.