Última Hora

El incremento de diagnósticos por COVID-19 en el país este viernes obligó al Ministerio de Salud a suspender las acciones del fútbol nacional “hasta nuevo aviso”.

Así lo confirmó el ministro de Salud, Daniel Salas, en la conferencia de prensa donde se reportó la cifra récord de 119 casos nuevos por coronavirus en el país.

Rodolfo Villalobos, presidente de la Federación Costarricense de Fútbol (Fedefútbol), destaca la importancia de apoyar esta determinación debido a la emergencia sanitaria.

“La vida de las personas está por encima de la finalización del campeonato”, declaró Villalobos por medio de una videoconferencia.

El jerarca destacó que hasta el momento no tienen casos confirmados por COVID-19 en los clubes ni tampoco inconvenientes para el cumplimiento de los protocolos.

“Comprendemos las razones para suspender las acciones del campeonato. Vamos a esperar la evolución de esta situación que está enfrentando el país”, agregó.

Por último, reconoció que la variable de una posible celebración por parte de aficionados fue evaluada por autoridades de Gobierno para la suspensión.

“Hagamos caso, tengamos paciencia y a esperar nuevas noticias”, recomendó a los aficionados.   

Ante esta determinación la final entre Saprissa y Alajuelense, que tenían programado el duelo de ida para este domingo a las 6 p. m., tendrá que reprogramarse.

"La declaración de un torneo desierto no existe", aclaró Villalobos. 

Tampoco se podrá jugar la final de la Liga de Ascenso entre Sporting y Juventud Escazuceña, ni tampoco se reanudará el fútbol femenino.

El ministro Salas, aseguró que esta medida regirá para este fin de semana, aunque no detalló la fecha en que se podría volver a la acción.

“Son todos los campeonatos los que se suspenden, esperando que la situación se controle. Yo sé que había mucha expectativa por la final”, expresó Salas.

La mayoría de los 119 casos nuevos se registran este viernes en los cantones de Desamparados y Alajuelita, donde las autoridades sanitarias decretaron alerta naranja.