Última Hora

Este jueves, la Iglesia Católica le contestó a la diputada Zoila Rosa Volio, luego de que ella publicara un tuit refiriéndose al proceso de aborto terapéutico.

En una nota de Telenoticias titulada “Iglesia Católica insiste en publicación de protocolo sobre aborto terapéutico”, publicada el 15 de junio anterior en Twitter, la diputada comentó:

El comentario recibió más de 600 ‘me gusta’; sin embargo, la Iglesia asegura que es una información falaz y que “es grave que provenga de una de las personas que ejercen el primer poder de la República”.

El comunicado indica: “Presume la señora diputada que la Iglesia no ayuda a las familias de bajo ingreso afectadas por la pandemia, lo cual es falso. La Iglesia Católica tiene una amplísima labor solidaria con las personas de bajos ingresos en el país, así como un compromiso secular con el bien común de la sociedad costarricense.”

En el caso específico de la pandemia de COVID-19, la Iglesia manifestó que ha realizado un trabajo intenso para brindarle alimentos y necesidades básicas a las personas más afectadas.

Incluso, asegura que dicha asistencia ha superado los 300 millones de colones.

Además de esto, indicaron que desde su Pastoral Social Cáritas se está participando en procesos de construcción de medidas socioeconómicas para superar la crisis generada por el nuevo coronavirus.

Mediante un comunicado, emitieron una invitación a la diputada para que revise los documentos necesarios.

“Hacemos una gentil invitación a la señora diputada Zoila Rosa Volio a visitar nuestras oficinas (…) para mostrarle la documentación respectiva, con los datos y el material fotográfico correspondiente”

A la hora de consultarle a la diputada Volio, indicó a Teletica.com que se encontraba en Plenario y que no conocía la respuesta de las autoridades eclesiásticas. “La Iglesia puede esperar”, aseguró en una comunicación telefónica. 

Aborto terapéutico

Con respecto al tema principal de la noticia, el aborto terapéutico, la Iglesia se mostró indignada y totalmente en desacuerdo con la posición de Volio.

“Ningún tema relacionado con la salud y la vida es de competencia exclusiva del personal médico. Hay un interés legítimo de la ciudadanía por lo temas que atañen a los derechos humanos, que comienzan con el derecho a la vida desde la concepción. Es legítimo el interés por hacer todo lo posible por salvar las dos vidas, de la madre y de su hijo o hija en gestación. Todos los ámbitos de la vida humana tienen una dimensión ética, la cual compete a toda la sociedad y no solo a los profesionales implicados en ellos”, escribieron.

También manifestaron que oponerse a que los creyentes opinen es una forma de negar el derecho humano a la libertad de pensamiento, conciencia y religión.

“Es importante que las señoras y señores diputados de la República sean los primeros en respetar, defender y propiciar estos derechos, a los que los católicos y otras personas creyentes nos corresponden”, concluye el comunicado.