Última Hora

Los primeros tres meses del año fueron los más críticos, en enero el sistema de emergencias 9-1-1 atendió 9.814 llamadas por violencia en el hogar, en febrero esa cifra pasó a 9.157 casos, mientras que en marzo se recibieron 9.508 llamadas de auxilio.

En los siguientes meses se registró una leve disminución, los casos de violencia doméstica reportados en abril fueron 8921, y al 25 de mayo se contabilizaron 7.861.

Sin embargo, el Instituto Nacional de las Mujeres teme que la realidad en los hogares sea otra y que la permanencia de todos los miembros de la familia en la casa aumentara el temor de interponer una denuncia. 

Desde el inicio de la pandemia, el Inamu reforzó la atención no presencial.

Las personas que sean víctimas de violencia en el hogar pueden llamar al 9-1-1 o al teléfono 2527-3761 de la delegación de la mujer.

Por otra parte, se mantiene coordinaciones con las autoridades del Ministerio de Seguridad y la Fiscalía para reforzar los protocolos existentes y garantizar la atención las mujeres en medio de la emergencia por el COVID-19.