Última Hora

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) recordó este miércoles a Costa Rica que el cumplimiento estricto de la regla fiscal será clave para sobrevivir a la crisis generada por el COVID-19.

La advertencia la lanzó en medio de la presentación de las perspectivas económicas para sus países miembros ante la pandemia actual por el nuevo coronavirus.

La organización alabó la atención sanitaria y de política económica que ha tenido el país, destacando sobre todo el bono Proteger como una forma “innovadora y destacada” de atender a las poblaciones más vulnerables en medio de la emergencia.

“Costa Rica ha tenido una política muy fuerte en temas económicos y sanitarios que son admirables para el país en la situación actual e incluso sirven de ejemplo para otros países del mundo, como por ejemplo el bono Proteger.

“Sin embargo, tiene un poco menos de margen en tema fiscal que otros países, pero está haciendo lo necesario para salir de la situación”, dijo el economista de la OCDE Alberto González.

Para González, el reto fiscal seguirá acompañando al país durante varios años más, con un incremento próximo en el déficit fiscal (proyectado para 8,8% para finales de 2020) pero que podría estabilizarse y empezar a bajar en los próximos años siempre y cuando se respete esa contención al gasto público.

“Las medidas que se tomen para atender la crisis tienen que ser temporales y reversibles para que una vez que esto acabe se vuelva a la senda de contención del déficit.

“El déficit se va a incrementar, pero hay que mantener un compromiso continuo, si eso se hace en el mediano plazo la senda de deuda tomará un sentido decreciente, pero para eso es necesario adherirse de manera clara y continuada en el tiempo a la regla fiscal, esa es la mejor receta para mantenerse por esa senda de sanidad fiscal”, explicó el economista.

La advertencia llega pocos días después de que el Presidente firmara una ley que exime parcialmente a las municipalidades del cumplimiento de la regla, desoyendo así la advertencia del entonces ministro Rodrigo Chaves, a quien días después Carlos Alvarado le pediría su renuncia por esa marcada diferencia de criterios.

Precisamente, el día de ayer los diputados decidieron castigar al Ejecutivo con el rechazo del segundo presupuesto extraordinario, que presentaba un recorte al gasto de poco menos de ₡63.000 millones, una cifra que los legisladores consideraron insuficiente y que el propio jerarca de Hacienda reconoció como baja.

Esa decisión golpeó también a 200.000 beneficiarios del bono Proteger, parte de lo que hoy destacó la OCDE.