Última Hora

La pandemia del COVID-19 traerá la peor crisis económica y sanitaria desde la Segunda Guerra Mundial.

Ese fue el principal mensaje de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en la presentación de sus perspectivas económicas celebrada hoy en París.

Álvaro Pereira, director del departamento de economía de la OCDE, explicó que la enorme incertidumbre que plantea la pandemia es uno de los mayores retos para pronosticar el impacto real de la crisis, pero en cualquier análisis el impacto será “severo y desproporcionado para las personas más vulnerables”.

Pereira explicó que más que una carrera de velocidad por llegar a la tercera etapa de la pandemia (vacuna) el mundo se encuentra en una maratón, pues existe además la posibilidad de un segundo brote del nuevo coronavirus.

Bajo ese panorama, la OCDE presentó su análisis en dos escenarios: el actual, con un solo brote, y otro con una segunda ola de casos para finales de este 2020.

“La economía mundial está en una cuerda floja, con un crecimiento económico de -7.3% para Latinoamérica en el primer escenario, mientras que ante un segundo brote ese porcentaje caería hasta el 8.8%”, dijo Pereira.

En el caso de Costa Rica, el primer escenario sería de -4.1% y el segundo de -4.9%.

La OCDE advirtió también que el desempleo llegará a niveles históricos en los próximos meses, con un 14% en promedio para la región y un porcentaje “mucho más alto” en caso de un segundo brote.

En Costa Rica la tasa de desempleo llegó a 12.5% antes de la pandemia, por lo que expertos han vaticinado que el año podría cerrar en un alarmante 19%.

"Un reto para Costa Rica será sin duda la informalidad, que alcanzará niveles históricos, lo que impactará también sin duda en los regímenes de pensiones", añadió Pereira.

La organización aseguró que, en cualquier caso, la recuperación mundial de la pandemia será lenta y escalonada.

"En economía es común hablar de una recuperación en V, nosotros creemos que en este caso será de una W o una U", dijo Pereira.