Última Hora

Los diputados de la Comisión de Asuntos Hacendarios rechazaron este martes por mayoría (9-2) el proyecto de segundo presupuesto extraordinario presentado por el Gobierno como una forma de castigar la escasa contención del gasto que incluyó la propuesta.

El presupuesto incluía un celebrado recorte ₡62.453 millones, un monto que el ministro de Hacienda reconoció ante los diputados que se construyó a partir del recambio de la deuda (pago de intereses) por ₡50.000 millones y el restante a partir de la verdadera contención del gasto, como por ejemplo incentivos.

Elián Villegas aceptó que la cifra era pequeña y prometió que en futuras propuestas se iba a notar más la intención de “apretarse la faja” por parte del Ejecutivo; sin embargo, los diputados le negaron esa oportunidad.

“El gobierno puede y debe hacer un recorte adicional y no solo traslado de planillas para maquillar los esfuerzos por contención del gasto”, dijo el liberacionista Gustavo Viales, quien aseguró que sin ese recambio los dos presupuestos extraordinarios exhiben un recorte real de ₡34.400 millones, solo un 0,33% del presupuesto total.

Los legisladores de la comisión exigieron al Gobierno una nueva propuesta de recorte antes de aprobar cualquier presupuesto nuevo, así como rendir cuentas sobre la ejecución del segundo trimestre del año y las irregularidades con el pago del bono Proteger.

Daño colateral

Las oficialistas Laura Guido y NIelsen Pérez insistieron a sus compañeros legisladores que no rechazaran por completo la propuesta pues indirectamente estarían afectando a "cientos de miles de costarricenses" que ahora mismo dependen del bono Proteger y otros traslados que este presupuesto permitía.

Guido pidió tiempo a los diputados para que el propio Villegas llegara mañana mismo a responder sus inquietudes y se permitiera la aprobación del presupuesto incluso con modificaciones, pues de lo contrario deberían cargar en sus espaldas el abandono a esas miles de familias que hoy dependen del bono creado para paliar los efectos provocados por la pandemia del COVID-19.

"No es mi responsabilidad que no le les llegue el dinero, no cae en mis espaldas y no son de recibo esos señalamientos, no es por mi culpa que ese dinero no llegará sino por la falta de responsabilidad del Gobierno, pero a partir de aquí sí será mi culpa que esos bonos se entreguen con responsabilidad", dijo el socialcristiano Óscar Cascante.

El presupuesto incluía el traslado de los 75.000 millones del fondo de capital del INS para alimentar el bono Proteger, así como una partida de ₡33.000 millones para la CCSS, cuyo presidente Román Macaya había agradecido y solicitado que por favor no fuera el último dada la delicada situación financiera de la institución en medio de esta emergencia mundial.

José María Villalta, quien no es parte de la comisión pero actuó como invitado, invitó a los diputados a votar en contra pero dejar abierta la moción de revisión a fin de poder tener un plazo de análisis luego de escuchar nuevamente al jerarca de Hacienda, sin embargo, esa propuesta tampoco fue escuchada y el archivo quedó en firme.

Con este rechazo el Gobierno deberá formular y presentar una nueva propuesta de presupuesto que deberá cursar el trámite de ley antes de ser aprobada, por lo que esos recursos para la atención de la emergencia también deberán esperar antes de entrar en las arcas del Estado.

Afectación

El Gobierno lamentó esta misma tarde el rechazo de los diputados y argumentó que su decisión dejará a 200.000 personas sin el bono Proteger.

"Estos recursos son indispensables para dar nuevos bonos, porque los ₡166 mil millones previamente aprobados por el Congreso ya están ejecutados o comprometidos para pagar los meses siguientes de los beneficiarios actuales. Si se utilizaran los recursos comprometidos, se dejaría sin el pago del segundo y tercer mes a las personas que ya recibieron el Bono Proteger el primer mes", dijo el Ejecutivo mediante un comunicado del Ministerio de Trabajo.

“Lamentamos profundamente la decisión tomada esta tarde en la comisión de asuntos
hacendarios. Confiamos en que el Plenario Legislativo permitirá que los miles de personas despedidas, con jornadas reducidas o ingresos afectados por la pandemia sigan teniendo un apoyo del Estado en estos momentos de crisis", señaló la ministra  Geannina Dinarte.

En esa misma línea el ministerio aseguró que la CCSS se quedará sin los ₡33.000 millones que el presupuesto trasladaría como abono de la millonaria deuda del Estado con la institución de salud.

Los diputados, sin embargo, insistieron en que antes de esos lamentos y señalamientos, el Gobierno debe responder por los cientos de bonos que se depositaron a personas por error y cómo volverán a las arcas del Estado esos montos.