Última Hora

Los autocines tuvieron su época de “oro” entre los años 60 y 70. Son pocas las personas que asistieron a esta modalidad cinematográfica y ahora, en momentos de coronavirus, volvieron a tomar fuerza.​

El autocinema es una opción muy ventajosa cuando el distanciamiento social es fundamental para detener el contagio de COVID-19.

A continuación, le mostramos las propuestas de autocine que han nacido en Costa Rica:

Autocine Clandestino

Mariela Abarca es la creadora del proyecto Gastronomía Clandestina, el cual cada dos meses organiza eventos que reúnen a los amantes de la gastronomía en una localidad secreta.

Debido a la pandemia, Abarca decidió innovar con el Autocine Clandestino. El cual tuvo su primera edición el pasado 5 y 6 de junio.

Este viernes tendrán su segunda edición, incluye no solo la experiencia de ver una película desde su propio carro, sino una propuesta gastronómica de “street food” (snacks, tres tiempos de comida y bebidas).

La entrega de la comida se da a través de una ventanilla con todas las medidas sanitarias.

Se permiten un máximo de cuatro personas por auto y todos deberán ser mayores de edad. El evento tiene capacidad para 60 vehículos.

Autocine Clandestino viajará a Pérez Zeledón y Palmares en julio. Para agosto desea proyectarse a Guanacaste (Liberia) y San Carlos (La Fortuna).

Si desea más información puede visitar el Facebook Gastronomía Clandestina.

Autocine Tsunami

La empresa Tsunami Productions decidió reinventarse con el Autocine Tsunami. 

“Aparte de ser una tendencia mundial, la empresa se dedica al desarrollo de eventos masivos, entonces debido a la situación de la pandemia nos obliga a reinventarnos, empezamos a ver técnicamente que se necesitaba y a través de conversaciones logramos materializar la idea de realizar un autocine en Costa Rica”, explicó Bryce Poveda, director general de Tsunami Productions.

La próxima semana abrirán el Autocine Tsunami con tres funciones al día (1:00 p. m., 4:00 p. m. y 7:00 p. m. entre semana) en el Parque Viva. El lugar tiene capacidad para 180 vehículos.

El precio es de ₡15.000 por vehículo e incluye todos los impuestos, independientemente si son dos personas o más.

“Hemos recibido comentarios negativos de que el precio está muy caro pero las cargas de impuestos más el porcentaje que se lleva en los estudios de cine para poder adquirir los permisos para reproducir las películas anda en un 40%-50%, es por eso que el precio se justifica”, señaló Poveda.

El lugar donde se realiza el evento es techado, por lo tanto, los asistentes no tendrán problemas con las lluvias. Además, cuentan con servicio sanitario guiado.

“Nosotros estamos respetando el distanciamiento social de los vehículos, 1.8 metros como medida de seguridad. Va a existir hasta un protocolo por si alguien necesita ir al baño, va haber un guía que lo lleve para evitar contagios. Las personas no tienen permiso de bajarse del vehículo si no es para ir al baño”, agregó.

Quienes disfrutan de ver una película con palomitas y refresco, podrán adquirir los alimentos previamente en la página web de Autocine Tsunami o en el lugar. Los alimentos llegarán hasta la puerta del vehículo.

“Vamos a dar diferentes beneficios, el primero que vamos a dar es que si compras la entrada para el autocine luego podrás ir a un restaurante Tsunami Sushi, presentas el boleto y por la compra de una bebida tendrás un rollo gratis”, aseguró Poveda.

El proyecto se expandirá en el Gran Área Metropolitana, en Jacó y Guanacaste.

Poveda recomendó estar 45 minutos antes de la función para acomodar los autos en forma de media luna.

Para más información puede seguirlos en Facebook Tsunami Productions.