Última Hora

Todo comenzó el miércoles a eso del medio día cuando el sindicalista y líder de la ANEP, Albino Vargas, en apariencia ingresó de manera irregular a la Municipalidad de Talamanca para entregar un documento relacionado al supuesto despido ilegal de dos colaboradores municipales.

El alcalde de Talamanca, Rugeli Morales, asegura que Albino y compañía ingresaron al recinto ignorando todas las medidas emitidas por el Ministerio de Salud como el lavado de manos, uso de mascarillas y aglomeración de personas.

“Con todo esto del COVID-19 tenemos a dos funcionarios nuestros en la entrada con todo el equipo y protocolo de salud, entre las medidas que tenemos está que solo una persona se atiende por turno, pero cuando yo me doy cuenta hay siete personas acompañando a Albino en la oficina de mi secretara violentando todas las normas dadas por Salud”, dijo Morales.

El alcalde cuenta que “para entregar un documento Albino ingresa con muchas personas y se arma un zafarrancho en la oficina de mi secretaria y yo veo como comienza la violencia entre las personas que hay dentro. Varias personas que venían con él custodiaban la puerta por donde entró, impidiendo el ingreso”.

La secretaria del alcalde fue incapacitada ocho días tras el altercado. Habría sufrido varios golpes, a un compañero de ella le dieron cinco días de incapacidad y otra de las secretarias presenta una crisis nerviosa, según Morales.  

Además, afirmó que ya interpuso la denuncia por lo que pasó. Considera que son actos que no deben ocurrir, independientemente de quiénes sean los involucrados.

Teletica.com también consultó con la Fuerza Pública sobre los hechos ocurridos y la oficina de prensa del Ministerio de Seguridad respondió lo siguiente:

“Fuimos auxiliares de la seguridad privada de la municipalidad y bajo esa situación fue presentado el informe ante la Fiscalía, ya que se informó que ingresaron violentamente a las instalaciones y agredieron a una oficial. Inmediatamente la Fiscalía pidió presentarlos con un informe al Ministerio Público”.

Tras preguntarle a Albino Vargas por qué lo detuvieron dijo, “aún no lo sé, no me lo explico, porque más bien fuimos víctimas de una agresión y aún más grave, me impidieron entregar el documento jurídico por los casos de despidos injustificados de dos empleados municipales”.

El líder sindical asegura que, a la hora de la detención, nunca les leyeron los cargos por los cuáles fueron detenidos, así que no sabe oficialmente cuál es la causa de las aprehensiones.

“Creo que hay una especie de presunto tráfico de influencia entre el fiscal y la alcaldía porque el fiscal llegó al despacho del alcalde cuando tuvimos el altercado, una hora y media después se nos comunicaba la orden que estábamos detenidos sin ningún cargo, ni nos dijeron el por qué se nos detenía”, agrega Vargas.

Albino espera presentar una denuncia contra el Fiscal, demandará penalmente al sindicalista de Talamanca que le impidió entregar el documento por prácticas laborales desleales y, también, presentará un proceso penal contra el alcalde por simulación de delito y calumnia.

Por su parte, el Ministerio Público informó que se detuvo a Albino Vargas y a sus acompañantes tras el reporte que recibe la Fiscalía por parte de Fuerza Pública, el cual los señala como los responsables de los hechos.