Última Hora

Los papás de Joshua, bebé de cinco días contagiado de COVID-19, pidieron que el capellán del Hospital Nacional de Niños bautizara a su hijo. 

El acto religioso se realizó mientras el menor se encuentra internado en la Unidad de Cuidados Intensivos por ser prematuro y por la enfermedad. 

"Sin que puedan estar presencialmente, sus progenitores saben que pueden acompañar espiritualmente a su bebé Joshua y darle fuerza para que salga adelante", confirmó la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) en un comunicado de prensa. 

La doctora Olga Arguedas, directora del Hospital de Niños, aseguró que el recién nacido continúa bajo estricta vigilancia de neonatólogos, intensivistas, terapistas respitatorios y enfermeras especializadas. 

El último reporte de las autoridades de Salud, emitido ayer, indicaba que el bebé estaba en condición grave. 

"La familia nos pidió expresamente guardar privacidad respecto a la condición del paciente y nosotros somos 100% respetuosos de esa necesidad", reveló Mario Ruiz, Gerente Médico de la CCSS. 

Por esa razón, no hay mayores detalles sobre su estado. 

Ruiz confirmó que al niño se le repitieron las pruebas diagnósticas en el hospital y también esperan los resultados de los análisis enviados al INCIENSA.