Última Hora

Uno de los rincones con mayor riqueza natural de Costa Rica sufre desde hace años la invasión de narcotraficantes, cazadores y oreros.

Los guardaparques son quienes están en la primera fila de defensa del parque nacional Corcovado, por eso los acompañamos en su trabajo.

Un equipo de 7 días acompañó a estos funcionarios en una operación especial para detectar y detener las operaciones de los oreros en la cuenca del río Claro, una de las más importantes de lugar.

Además, también visitó el llamado túnel de Pelusa, en el que los oreros extraen el material precioso propiamente en las extrañas de la selva.

La operación se llevó a cabo durante más de una semana, caminando largas distancias y, en ocasiones, durmiendo a la intemperie.