Última Hora

Es muy frecuente escuchar que la casa se respeta. De ahí que la molestia del técnico de Alajuelense, Andrés Carevic, una vez finalizado el clásico nacional ante Saprissa, era más que evidente.

Nuevamente la Liga dejó ir un partido clave en su cancha, otra vez, un clásico nacional que ya tenían en la bolsa se les volvió a escapar en su propia cancha. De ahí que las rabietas son más que justificadas.

Si repasamos los últimos cinco clásicos disputados en "La Catedral", Alajuelense dejó ir el partido en cuatro de ellos.

Falta de concentración, exceso de confianza, falta de carácter o simplemente mala suerte, lo cierto es que la mala racha comenzó el 22 de abril del 2018.

Aquella fue la noche de Henrique Moura con el Saprissa.

Con goles casi que seguidos de José Miguel Cubero, Jonathan McDonald y Roger Rojas, la Liga tomó ventaja y parecía cocinar el clásico con un contundente 3-0.

Pero en solo 11 minutos, los manudos dejaron ir el partido. Un doblete de Moura –uno de ellos sobre la hora- y otro de Ariel Rodríguez sentenciaron el empate 3-3.

En los banquillos estaban el colombiano Hernán Torres con Alajuelense y Vladimir Quesada en el Saprissa.

Luego de ese clásico la Liga ganó uno en su cancha con gol de Jonathan McDonald el 2 de setiembre del 2018.

Tras ese juego, vino otro empate 1-1 el 6 de abril del 2019.

Ese día las anotaciones llegaron tarde. Tras estar suspendido un gran rato por la presencia de bengalas en el estadio, se dictaminaron 10 minutos de reposición.  

El primer tanto fue Barlon Sequeira quien abrió el marcador al 90+2’, para euforia del público rojinegro.

Pero en el octavo minuto de reposición y en la última jugada, un dardo de Marvin Angulo en un tiro libre sentenció el 1-1 y la frustración manuda.

Luego vino el clásico del 10 de octubre del 2019. Ese día la Liga comenzó ganando en el Morera Soto con gol de José Miguel Cubero al minuto 8.

Johan Venegas empataría desde el punto de penal y a 10 minutos del final del juego, un golazo de Randall Leal le dio el 2-1 al Saprissa y los tres puntos.

Pese a que Alajuelense bailó y goleó 2-5 a Saprissa en La Cueva, este domingo volvería a ratificar su falta de cerrar los partidos en su cancha tras ir arriba en el marcador por 2-0.

Un doblete de Ariel Rodríguez se encargaría de echar por la borda el buen clásico rojinegro.

Saprissa abrió la herida que dejó Herediano.

El golpe los morados fue psicológico pues el empate dejó muchas dudas en el accionar manudo, ya que revivió el recuerdo de la pasada final, en el cual dejaron ir el título en una doble serie ante el Herediano.

En el último juego, mientras ya celebraban el ansiado título 30, una mala salida de Adonis Pineda le dejó servido el gol a Yendrick Ruiz lo que mandó el partido a penales y perdieron el título nacional. Esa herida aún está muy fresca y no la olvidan los manudos. 

La poca garantía rojinegra es una de las principales críticas que hace el aficionado rojinegro que comienza a perder la fe en este tipo de partidos grandes.

Una vez más Alajuelense la dejó ir en un juego importante, veremos si aprenden del error y comienzan a recuperar su carácter en la fase final.