Última Hora

El prometedor base LaMelo Ball, candidato a ser número uno del draft NBA de 2020, adquirió el equipo Illawarra Hawks de la liga australiana, en el que jugó a principios de esta temporada, según anunció este jueves el mánager del jugador.

"Somos dueños del equipo", dijo el mánager Jermaine Jackson a la cadena ESPN. "Es un trato hecho".

"Melo ama a los fans de Illawarra", explicó Jackson, quien jugó en la NBA y en Europa. "Él ama esa comunidad. Le abrieron los brazos. Nos hicieron sentir como si estuviéramos en casa".

LaMelo, de 18 años, es hermano del base de los New Orleans Pelicans Lonzo Ball y, según expertos, es el gran favorito para ser elegido en el primer lugar del draft de la NBA.

La ceremonia del draft está programada para el 25 de junio pero todo el calendario NBA podría sufrir modificaciones por la emergencia sanitaria del nuevo coronavirus, que forzó la suspensión de la temporada el pasado 11 de marzo. 

En lugar de jugar en la liga universitaria estadounidense, LaMelo Ball prefirió prepararse para la NBA haciendo carrera en el extranjero, primero en Lituania y después en la National Basketball League de Australia.

El base se unió en agosto de 2019 a los Hawks, con los que promedió 17 puntos, 7 rebotes y 7 asistencias en los 12 partidos que jugó con el equipo antes de que una lesión le impidiera terminar la temporada.

La intención de Ball, elegido Novato del Año de la liga australiana, de seguir vinculado al país a largo plazo coincidió con que los Hakws estaban en problemas y sus dueños buscaban inversores.

"Cuando empezamos a escuchar los problemas que estaban pasando, hablamos de ello y decidimos: "Seamos dueños del equipo", recordó Jackson.

LaMelo se encuentra en estos momentos en la casa de su familia en las afueras de Los Ángeles entrenando de cara al draft junto a sus hermanos Lonzo y LiAngelo.

"Él va a estar concentrado en su carrera en la NBA, pero vamos a contratar a la gente adecuada para que supervise todo", dijo Jackson. 

"Quiere crear el mejor programa de baloncesto posible para esa comunidad... Vamos a construir un programa en el que los chicos quieran jugar", afirmó.

Ball, que donó un mes de su salario de los Hawks a las víctimas de los incendios forestales en Australia, tiene planeado hacer estancias en Australia en el futuro cuando no tenga compromisos en la NBA.