Última Hora

El Padre Toto, como lo llaman de cariño en Hatillo 3, logró llenar la Iglesia Nuestra Señora de Fátima en tiempos del coronavirus.

No se alarme, no desobedeció las órdenes sanitarias; al contrario, imprimió fotos de todos los fieles y las colocó en las bancas del templo. Ese fue el escenario de la misa transmitida por Facebook este domingo.

La creatividad del sacerdote tiene un objetivo primordial: que los católicos se conviertan en protagonistas de la fe.

“Frente a esta situación (emergencia por Covid-19), con mucha facilidad, uno se puede sentir espectador, ya que ahora la fe la tengo que ver por tele, la misa la tengo que ver por una pantalla”, explicó el padre Víctor Jiménez.

“Hemos ideado una forma en la que podamos tener un poco de interacción, un poco de representación también (de los fieles) y con un equipo de comunicación que hay en la parroquia empezamos a hacer una serie de estrategias”, agregó.

El domingo anterior, por ejemplo, el sacerdote colocó velas con el nombre de todos los fieles. ¿Cómo lo tomó la comunidad? “Muy bien, claramente al ser virtual se traspasa los límites geográficos y parroquiales. Los comentarios son muy positivos, la idea es que puedan sentirse acá”, contó el padre Toto.

“Espiritualmente los corazones se van abriendo porque estamos redescubriendo cosas importantes: un beso, un abrazo, una visita, la familia, los hijos. De alguna manera también estamos redescubriendo a Dios. Yo veo en los comentarios gente que estuvo muy alejada de Dios y que ahora su corazón está más permeable”, aseguró.

La misa del domingo, transmitida por Facebook, superó los 800 espectadores en tiempo real y ahora tiene más de 2.500 reproducciones.